La ministra de Educación ve “muy distinto” el veto al castellano en Cataluña de la “sublevación” de Ayuso

A juicio de Pilar Alegría, parece “bastante claro” que es la presidenta madrileña quien lleva la voz cantante en el PP y quien marca la ideología en su partido

La ministra de Educación y portavoz del PSOE, Pilar Alegría, ha asegurado en una entrevista con Europa Press, que son posiciones “muy distintas” la posición del Gobierno sobre la sentencia que obliga a Cataluña a impartir un 25 por ciento de enseñanza en castellano que la “sublevación” de la Comunidad de Madrid en “reiteradas ocasiones” y sobre “un sinfín de temas”.

Al ser preguntada por qué el Gobierno guarda silencio con las negativas de la Generalitat a cumplir con la sentencia que obliga a impartir el 25 por ciento de la enseñanza en castellano y sin embargo, acusan a la Comunidad de Madrid de insumisión, la ministra de Educación explica que “no es lo mismo” una cosa que otra. Alega, en este sentido, que “lo que puede parecer un matiz es muy importante”.

Así, explica que el Gobierno se ha manifestado desde el primer momento con la “misma posición” sobre la sentencia del 25 por ciento en el sentido de ser respetuosos con ella. Pero precisa que quien tiene que velar por que se cumplan estas son los tribunales. En este sentido, recuerda que ha sido el Tribunal Superior de Justicia de Cataluña (TSJC) quien ha trasladado al Tribunal Constitucional la consulta sobre el nuevo decreto realizado por la Generalitat después de la sentencia. Pero quiere dejar claro que también la Abogacía del Estado ha apoyado que se haga esta consulta ante el Tribunal Constitucional.

Por ello, cree que son cuestiones muy distintas la posición del Gobierno en relación con Cataluña por la sentencia del 25 por ciento que la “sublevación” de la Comunidad de Madrid con un “sinfín” de asuntos.

“No es lo mismo hablar sobre una cuestión donde hay una sentencia, donde hay un tribunal que plantea claramente el cumplimiento de una sentencia como la posición de sublevación que a veces alguna CCAA en reiteradas ocasiones, como es la Comunidad de Madrid, suele plantear”, ha precisado. Así, cita la posición de Isabel Díaz Ayuso en materia educativa, en el real decreto de ahorro de energía y en un “sinfín” de temas. Por ello, considera “bastante claro” que es la presidenta madrileña quien lleva la voz cantante en el PP y quien marca la ideología en su partido.

La ministra ha criticado también lo que considera una “utilización” que, a su juicio, hace el PP con la lengua como “arma arrojadiza”. “Me parece absolutamente bochornoso que el Partido Popular siempre haya utilizado este elemento de riqueza, que no deja de ser una herramienta que nos permite comunicarnos para hacer una mala utilización política”, ha lamentado.

La ministra considera “curioso” que cuando se escucha al presidente del PP, Alberto Núñez Feijóo o a los dirigentes del Partido Popular siempre hay problemas con la lengua en Cataluña, la Comunidad Valenciana, Baleares, y en Euskadi, a excepción de Galicia, que es la única gobernada por el PP. “Más allá de eso, diré que creo que lo verdaderamente importante cuando hablamos de esta cuestión y lo digo no solamente como ministra de Educación, lo digo también como madre, que creo que lo verdaderamente importante de este asunto es que aquellos jóvenes, aquellos niños, aquellas niñas que en estos momentos se están formando, se están educando en esas comunidades autónomas que tienen lengua cooficial, cuando acaben la enseñanza obligatoria, sepan desenvolverse con la misma soltura con la misma solvencia que hayan adquirido la misma competencia en castellano y en catalán, en castellano y en valenciano, en castellano y en euskera, en castellano y en gallego. Eso es lo verdaderamente fundamental”, asegura.

De hecho, considera que el sistema educativo español está permitiendo que los jóvenes, cuando terminan la educación obligatoria, sepan desenvolverse con la misma fluidez en ambas lenguas, que “todas ellas son lenguas españolas”.

“Evidentemente, siempre existe la posibilidad de que si alguna familia o algún estudiante considera en Cataluña, como en cualquier otra comunidad autónoma, que sus derechos no están respetados, puedes acudir a la Justicia. Faltaría más”, ha añadido. En cualquier caso, ha manifestado su “enorme” confianza en el propio funcionamiento del sistema educativo español y la profesionalidad y el buen hacer de los profesores y profesoras de este país.

Por último, la ministra ha señalado que no puede valorar el decreto que prepara Cataluña que establecería el modelo de inmersión lingüística también para la etapa de 0 a 6 años, hasta que no conozca el texto, al tiempo que ha recordado que una vez sea publicado la propia Alta Inspección Educativa de oficio revisa todos los decretos educativos de todas las comunidades autónomas para verificar que ninguno contraviene la normativa básica. “Cuando todos los decretos sean públicos, actuaremos de oficio a través de la Alta Inspección, como estamos haciendo ya, por cierto, en los distintos decretos que están aprobando otras comunidades autónomas”, ha concluido.