Transportes

Metro automático de Madrid: hacia el modelo asiático en siete años

La línea Madrid Nuevo Norte será la primera. Estará en funcionamiento en 2029 y ahorrará un 40% en gastos operativos

Interior del Metro de Madrid
Interior del Metro de MadridMetro de Madridfreemarker.core.DefaultToExpression$EmptyStringAndSequenceAndHash@4625de87

Madrid mira al modelo asiático en el transporte, el líder mundial de automatización de la red de metro, donde la mitad de los kilómetros se recorren sin que medie la intervención de un conductor. En la Comunidad, ese proceso imparable de expansión del modelo comenzará con tres kilómetros y en tres años, aunque no lo veremos en pleno funcionamiento hasta dentro de siete, en 2029. Su puesta en marcha, además, supondrá un ahorro importante en gastos operativos.

La Dirección General de Infraestructuras de Transporte Colectivo de la Consejería de Transportes e Infraestructuras ya diseña, por primera vez, una línea de Metro que operará de forma automática y sin conductor. Circulará por el nuevo desarrollo urbano Madrid Nuevo Norte, desde Chamartín a Fuencarral Norte.

La nueva línea del suburbano Madrid Nuevo Norte, que partirá de la actual estación de Chamartín, contará con tres nuevas estaciones -Centro de Negocios, Fuencarral Sur y Fuencarral Norte-, tendrá tres kilómetros de longitud y una demanda potencial de 40.000 viajeros diarios, según los planes de la Consejería. El inicio de los trabajos de redacción de proyectos se ha fijado para el primer trimestre de 2023 y cuenta con una estimación presupuestaria para el diseño y construcción de 290 millones de euros, de los cuales 141 millones serán aportados por Distrito Castellana Norte.

El proyecto se complementará con la construcción de un nuevo intercambiador en Chamartín, que contará con una capacidad estimada potencial de más de 105.000 viajeros al día y permitirá la intermodalidad de cuatro medios de transporte ferroviarios: alta velocidad, media/larga distancia, cercanías y metro y dos medios de transporte rodados: autobuses urbanos e interurbanos en 37 dársenas (25 operativas para usuarios y 12 técnicas) y 400 plazas de aparcamiento. La inversión prevista es de 65 millones de los que la Junta de Compensación aportará 30, según los planes de la Comunidad.

Ahorro energético

Una de las ventajas es que con la puesta en marcha del nuevo modelo de Metro, se prevé un ahorro del 40% en gastos operativos frente a las líneas convencionales. Es decir, mano de obra e incluso de consumo energético en maniobras como el arranque y frenado de los convoyes.

«La implantación de la automatización supone una reducción considerable en los costes operativos asociados a la disponibilidad del sistema, debido a que los trenes que circularían por esta línea adecúan su disponibilidad a la demanda de cada momento, lo que conlleva un menor número de trenes necesarios para la operativa, que a su vez conlleva una considerable bajada de costes de mantenimiento y de consumo energético», ha explicado el consejero de Transportes e Infraestructuras, David Pérez.

De hecho, se ha tomado como referencia un estudio realizado por el Observatorio de Metros Automáticos en el metro de Paris, en el que se analizaron los costes de consumos energéticos y de disponibilidad del sistema en dos líneas, una convencional y otra automática, que tenían características similares: 12,5 km de longitud y 15 estaciones. El estudio dio como resultado que la línea automática requiere de un menor número de vehículos para la operación y que supone un ahorro aproximado de consumo eléctrico de cuatro millones de kWh anuales. También arrojó un ahorro de tiempo por trayecto de un 6,7% con respecto a la línea convencional.

«La automatización es la evolución natural de los sistemas de conducción segura», añade Pérez. Y es que Madrid pretende seguir la línea de otros países que han modernizado su red de transportes a través de la automatización habida cuenta de que las líneas de metro completamente automatizadas representan el 7% de la infraestructura mundial. De hecho, actualmente hay 64 líneas de metro totalmente automatizadas en 42 ciudades operando aproximadamente en 1.026 km de vía, según los datos del Observatory of Automated Metros.

Nuevo puesto de mando

Con el nuevo sistema, la responsabilidad de los trenes ya no será del conductor, sino del centro de control. Entre los beneficios que se esperan obtener de esta automatización figuran: una reducción de los tiempos de espera de los viajeros en los andenes y el aumento de seguridad, porque se implementan sistemas de seguridad más avanzados que permiten reducir el factor de riego humano. Así, la nueva línea de Madrid Nuevo Norte será controlada por un nuevo puesto de mando específico para los sistemas automatizados.