Los abortos en Madrid bajaron en cinco años más de un diez por ciento

Las cifras de interrupciones del embarazo en la región se situaron en 17.508 en el pasado año

Imagen del interior de un hospital
Imagen del interior de un hospital La Razón

Los abortos en la Comunidad de Madrid han bajado en los últimos cinco años en más de un 10%, desde los 19.499 registrados en 2017 hasta los 17.508 del pasado año.

Así lo ha señalado el consejero de Sanidad, Enrique Ruiz Escudero, en el Pleno de la Asamblea al ser preguntado por la diputada de Vox Gádor Joya Verde por su valoración de las cifras de interrupciones del embarazo en la región.

El consejero ha apuntado que, a pesar del descenso experimentado, deben “continuar trabajando” para aumentar ese porcentaje, para lo cual cuentan, entre otros con el Plan de Educación Afectivo-Sexual de la Comunidad al que se destinarán 3,1 millones de euros para tres años.

En el mismo se ofrecerán conocimientos y herramientas que permitan capacitar a la población para la toma de decisiones seguras y responsables en sus relaciones. “Y de esta forma prevenir las enfermedades de transmisión sexual y los embarazos no deseados”, ha remarcado.

Este plan contará con tres ejes: la información a la ciudadanía general, la capacitación -con formación online de acceso abierto y gratuito- y acción comunitaria específica reforzando la educación afectivo-sexual en servicios de Atención Primaria y Hospitalaria.

Para la elaboración de este plan se contará con el sector educativo, los ayuntamientos, entidades asociativas y expertos en materia afectivo-sexual, “actuando siempre desde la evidencia científica”.

“En definitiva, queremos dar a los madrileños una respuesta óptima, eficaz y eficiente en materia de promoción de la salud, prevención y educación sexual y reproductiva y evitar en la medida de lo posible los embarazos no deseados y sus dramáticas consecuencias”, ha concluido el consejero.

Por su parte, Joya Verde ha asegurado que desde el Ejecutivo regional se pone “por encima el deseo del tipo de vida de cada una” frente al “derecho a la vida de un ser humano”.

“Cuando no se cree en la defensa firma del derecho a la vida es muy difícil llevar a cabo políticas de protección a la mujer la vida del hijo”, ha apuntado.