Cuando Ayuso auguró la bajada fiscal de Ximo Puig y el PSOE la criticó como una “traición”

Hace escasos días, el presidente valenciano pidió a Pedro Sánchez “un castigo en el reparto de fondos estatales a las autonomías que bajen impuestos”

La crisis energética y la inflación urgen a tomar medidas económicas que alivien a los ciudadanos. La bajada de impuestos, de la que desde hace años ha hecho bandera la Comunidad de Madrid, ha creado escuela.

Andalucía, Galicia, la Región de Murcia o Castilla y León han adoptado distintas medidas y han aprobado diferentes normas para paliar el incremento de los precios y hacer frente al caos energético provocado por el Kremlin.

Moncloa y el PSOE, con el presidente Pedro Sánchez a la cabeza, no han ahorrado críticas contra todas esas regiones y han rechazado cualquier medida fiscal. Y todo pese a que el PSOE del País Vasco apoyó al PNV en la Cámara vasca en favor de estas medidas de ahorro ciudadano. Algo que rechazaba en Cortes.

En esta línea, hoy mismo, el presidente de la Generalitat valenciana, Ximo Puig, ha avanzado el aumento en un 10% de la cuantía exenta de tributación en el IRPF a todos los valencianos, “el máximo que permite la norma”; así como una nueva tarifa autonómica del IRPF para 2022, con nuevos tramos adaptados a la inflación, y la ampliación en un 10% de “todas las deducciones y bonificaciones fiscales”.

Estas son algunas de las medidas que incluirá la reforma fiscal valenciana que, según Puig, tendrá efectos “desde ya” y con carácter retroactivo desde el 1 de enero de 2022 y beneficiará a todos los ciudadanos que cobran menos de 60.000 euros al año, “la mayoría de la sociedad”.

En el aire aun resuenan las palabras de la presidenta madrileña. Isabel Díaz Ayuso ya lo avanzó en Twitter, ante las críticas del PSOE por las peticiones del líder de los populares, Alberto Núñez Feijóo, a bajar impuestos ya. Algo que ayer mismo volvió a demandar, en este caso con una bajada del IVA, del 10 al 4%, de determinados alimentos de primera necesidad, como la carne, el pescado o las legumbres.

A juicio de Ayuso, “con las cosas del comer no se juega y mucho menos cuando son de los demás, del contribuyente, del autónomo y del empresario”. Así, sobre el anuncio de Puig manifestó que “se veía venir la semana pasada” cuando “estuvieron insultando a Alberto Núñez Feijóo, llamándole todo tipo de cosas y, por tanto, ya predije que esto era el preludio de una bajada de impuestos”.

Ahora, la realidad se impone, y el socialista Ximo Puig sigue los consejos fiscales de la presidenta madrileña. La misma que criticó hace menos de una semana, y contra la que pedía que se tomaran medidas, como castigar a su región, la Comunidad de Madrid, en el reparto de fondos estatales. A Madrid y al resto de autonomías que bajen impuestos. Ahora, al parecer, las cosas han cambiado. Y mucho.