Los cinco restaurantes de Madrid que no debes perderte este fin de semana

Es sábado y el estómago lo sabe. Ahí van algunas aperturas: desde una casa de comidas gallega a un bistró o un georgiano

Chispa Bistró
Chispa Bistró

Que levante la mano quien ande contando las horas para que se le caiga el boli. Nosotros, la alzamos los primeros, así que ya tenemos nuestra selección de establecimientos recién incorporados al apabullante panorama gastronómico. Y, son cinco. Tras darse un respiro atlántico con #xeitonado en Sanxenxo, Iván Domínguez traslada este concepto a Madrid. El objetivo no es otro que «continuar con lo que hicimos en las Rías Baixas apostando por una oferta más sencilla y dinámica, manteniendo los principios de siempre: Galicia, producto y espontaneidad», explica. Se trata de una casa de comidas gallega, lo más parecido a una romería popular, con sus mesas compartidas y la materia prima como protagonista. Una propuesta informal, fresca y divertida en la que disfrutar elaboraciones populares gallegas. ¿Qué pedir? Caldo, empanada, zorza, carne o caldeiro. La leyenda 19′ 20″ tiene que ver, precisamente, con el origen del chef. Y es que, existen 19 minutos y 20 segundos de diferencia horaria solar entre La Coruña y Madrid. El nombre del local tampoco fue escogido al azar, ya que Xeito en gallego significa el conjunto de condiciones que permiten realizar una actividad con éxito.

¿Conocen el local de Gabriel Sodré y Juan D’Onofrio? Si no es así, sepan que es muy recomendable. Se llama Chispa Bistró y se encuentra en el 8 de Barquillo. Se conocieron en la escuela de cocina y pastelería Bellart, en Barcelona, y han decidido apostar por un espacio, cuya carta está formada por quince platos, que cambiarán cada mes y que parten de la gastronomía asiática y mediterránea para ofrecer una culinaria personal y pensada para compartir. Ejemplos son el huevo con setas y gazpacho de calabacín, el cogollo con curry verde y tomate y el pichón con canelón de puerro y pera).

Poco conocemos de la cocina georgiana y hemos decidido que ya es hora de descubrirla. ¿La mejor manera? Reservar en Nunuka (C/ Libertad, 13), donde destacan clásicos como el khachapuri, un pan plano horneado al momento y relleno de queso y una yema de huevo, y el khinkali, una masa cocida con carne picada y caldo. Y, como platos principales, el kharcho con elarji, un suave guiso de gambas con queso, maíz y salsa tradicional de nueces y el chaqapuli, una tradicional receta de cordero en salsa de estragón y ciruela. Cuenta con una parte de parrilla, donde saborear las «mtsvadi», las brochetas de presa ibérica con guarnición de patata baby y mazorca de maíz y el «qababi», un kebab de ternera con salsa picante georgiana otra de café y hojas frescas. Es posible adquirir productos típicos, como las nueces verdes cocidas en almíbar.

Un margarita, por favor

La Rita (restaurantelarita.com) rinde homenaje a Rita Hayworth, cuyo nombre original es Margarita Carmen Cansino, quien de niña recorría los bares de las calles de Tijuana bailando junto a su hermana para ganar dinero para su familia. Fue en uno de esos lugares donde probó por primera vez un cóctel que le fascinó y resultó ser una margarita. Es precisamente por este motivo, por el que nuestro almuerzo en La Rita comienza con el combinado «El Beso de Rita», el clásico trago, pero con un toque final de frutos rojos. Dicho esto, al frente de los fogones se encuentra Jose Sacristán (Taberna Gaztelupe), así que llevan su sello el estofado de setas shiitake con parmentier a la tartufata, el huevo de corral a baja temperatura y el aguacate roll relleno de tartar de salmón noruego macerado con fruta de la pasión. Son recetas ideales para anteceder al brownie de rabo de toro y a la brocheta de rape y verduritas. Tomen nota, imbatible es el menú degustación por 40 euros sin bebida (10 más le cobrarán si pide vino), mientras que el del día cuesta 15 y el «brunch», 19,90.

Casa Isabella
Casa Isabella
No te pierdas

Fetuccini trufados

El grupo Isabella’s también ha escogido la capital para crecer e inaugurar Casa Isabella (Puigcerdá, 4), donde podemos probar algunos platos míticos de la casa madre. Entre ellos, los espaguetis con centollo, los fetuccini trufados (en la imagen) y la tagliata con romero y patatas fritas.