El barrio de Madrid que ya ha cambiado de nombre por mayoría vecinal

Los vecinos fueron consultados en referéndum, con 602 votos a favor frente a 388 en contra

Estación de metro de Palos de la Frontera junto a la calle del mismo nombre, en el barrio antes llamado Palos de Moguer
Estación de metro de Palos de la Frontera junto a la calle del mismo nombre, en el barrio antes llamado Palos de Moguer FOTO: Cristina Bejarano La Razón

Cualquier decisión que adopta el Ayuntamiento de Madrid, adopta oficialidad absoluta cuando se publica en su Boletín Oficial. Y hoy, se ha certificado una en concreto que ha hecho muy felices a al menos 602 vecinos del distrito de Arganzuela. Estos fueron los que votaron a favor, frente a 388 en contra, en un mini referéndum en el cual se les preguntó si eran favorables al cambio de nombre de su barrio: Palos de Moguer por Palos de la Frontera. El pueblo ha sido escuchado y el nombre, consecuentemente, cambiado.

De esta forma, se corrige un error histórico en todos los sentidos. Como recuerda el Ayuntamiento en el Boletín, el nombre “Palos de Moguer” no responde adecuadamente a la “realidad histórica” de la población origen que dio lugar a la existencia de este barrio de la ciudad, y que se encuentra en la provincia de Huelva.

El embrolló empezó a mediados del siglo XVI, cuando los Cronistas de Indias confundieron el nombre de esta localidad, llamada simplemente Palos, y el de la vecina Moguer y comenzaron a utilizar un topónimo inexistente: Palos de Moguer. Muchos años después, el 25 de mayo de 1642 el concejo municipal de Palos decidió adoptar el nombre de Palos de la Frontera y tratar de evitar la denominación incorrecta que lo vinculaba a Moguer. Sin embargo, en Madrid, la calle Palos de Moguer fue trazada a finales del siglo XIX dando lugar a una estación de Netro, con el mismo nombre, inaugurada en 1947 y al barrio definido como tal en 1971. En 1979 se corrigió el nombre de la calle de Palos de Moguer a Palos de la Frontera. Siete años después Metro de Madrid accedió a cambiar de nombre la estación de Metro. Sin embargo, el nombre del barrio permanecía.

Con todo, se trataba de una petición más anhelada por los vecinos onubenses que por los madrileños. De hecho, en el año 2007, el Ayuntamiento de Palos de la Frontera mandó un escrito al de Madrid con la intención de que, por fin, se corrigiese el nombre del barrio, al igual que en años anteriores se había subsanado a través del cambio del nombre de la calle y de la estación de Metro.