La delegada del Gobierno en Madrid achaca a las “trincheras” cavadas por Ayuso que la acosaran en la Complutense

Mercedes González también se felicitó del “éxito” del despliegue policial, puesto en marcha por ella misma, de acuerdo con el Rectorado

La delegada del Gobierno en Madrid, María de las Mercedes González
La delegada del Gobierno en Madrid, María de las Mercedes González FOTO: MARISCAL EFE

No ha acabado nada. Eso dicen algunos sobre el “procés”. Y, por lo visto, tampoco ha acabado el acoso a la presidenta de la Comunidad de Madrid. Al menos, mientras, desde la izquierda se insista en buscar “justificaciones” a lo visto en la Complutense este pasado martes. La última en incorporarse ha sido la delegada del Gobierno en Madrid, Mercedes González, quien ha achacado a “la sociedad de trincheras” que ha cavado la presidenta regional, Isabel Díaz Ayuso, en la región el boicot que se produjo ayer en la Universidad Complutense de Madrid (UCM), aunque ha querido “relativizar” este tipo de escenas que “se han dado en la universidad desde hace muchos años”.

Así se ha referido a las protestas e insultos con los que fue recibida ayer Ayuso a su llegada a la Complutense de Madrid, donde recogió el premio como “alumna ilustre” de la facultad de Ciencias de la Información en la que se formó y que estuvo blindada ante las protestas de los estudiantes que rechazaban su reconocimiento.

En una visita a la localidad madrileña de Alcorcón, González ha insistido en que el dispositivo policial desplegado en la universidad, que fue coordinado con el Rectorado, “desde el punto de vista policial y de seguridad estuvo bien y fue un éxito porque no hubo incidentes de ningún tipo”.

“Todo transcurrió con normalidad y sobre todo, respetando los derechos de cada uno a ejercer su libertad de expresión”, ha insistido la delegada del Gobierno en Madrid, quien ha mostrado también su opinión ante las “escenas de tensión” que se vivieron a lo largo de la jornada de ayer en la citada universidad.

En este sentido, ha achacado esta tensión al “ejemplo de sociedad de trincheras” en el que está “sintomáticamente en la Comunidad de Madrid”, y que “desgraciadamente ha habido una onda expansiva al resto de comunidades y territorios de España”, aunque “desde hace años y actualmente, Madrid es “un símbolo”.

“Eso se ve y eso polariza. Lo que nos debería hacer es ahondar y estar cada vez más alerta a lo que se está produciendo en la sociedad desde hace muchísimos años, y es como vamos cavando poco a poco la trinchera y cada uno está en una situación cada vez más extrema y no hay espacio intermedio de interlocución”, ha añadido.

Aún así, González ha querido también “relativizar” estas escenas de enfrentamiento, que “se han dado en la universidad desde hace muchos años”, ya que “la universidad está compuesta de estudiantes que lógicamente manifiestan de una manera más vehemente que otros estratos o edades sociales, sus posicionamientos”.

“Le ha pasado a gente de derechas y también a gente de izquierdas. Hay que relativizar, pero desde que soy delegada del Gobierno, vengo alertando muy contundentemente sobre la polarización social que se está produciendo desde las instituciones, y de utilizar las instituciones como trinchera para hacer oposición a otros gobiernos”, ha añadido, en referencia al Gobierno regional.

Por su parte, la presidenta de la Comunidad de Madrid, Isabel Díaz Ayuso, aseguró este miércoles que fue víctima de unos hechos que llevaba preparando “desde hace mucho tiempo” la ultraizquierda, en referencia a las protestas de la Facultad de Ciencias de la Información de la Universidad Complutense.

Así lo afirmó en rueda de prensa desde el Ayuntamiento de Galapagar tras el Consejo de Gobierno, donde agradeció el trabajo ejercido ayer por la Delegación de Gobierno, los agentes de la Policía Nacional y la seguridad privada de la universidad “para que lo que sucedió allí no fuera más violento”.

También valoró la valentía de los asistentes que pidieron libertad y que “ahora están más señalados” ante unas personas que “lo último que quieren es que haya libertad y pluralidad”.