Movilidad

Así será el futuro intercambiador de transportes de Madrid en Conde de Casal

En la actualidad, bajo la plaza de Conde de Casal, discurre un paso inferior que conecta la avenida del Mediterráneo con la A-3 con una sección de dos carriles por sentido

Intercambiador de Conde de Casal
Intercambiador de Conde de CasalComunidad de Madridfreemarker.core.DefaultToExpression$EmptyStringAndSequenceAndHash@1ca0c1f9

El Pleno del Ayuntamiento de Madrid aprobó definitivamente, en la sesión celebrada este martes, el plan especial que define las condiciones urbanísticas y la ordenación necesaria para hacer un intercambiador de transporte en superficie en Conde de Casal, en el distrito de Retiro, que mejorará la movilidad de esa zona.

Plano del espacio en Conde de Casal
Plano del espacio en Conde de CasalComunidad de Madridfreemarker.core.DefaultToExpression$EmptyStringAndSequenceAndHash@1ca0c1f9

Este intercambiador, cuyo promotor es el Consorcio Regional de Transportes de Madrid, pretende mejorar las condiciones de accesibilidad de viajeros a las dársenas y el intercambio modal con la red de metro, así como plantear una organización más eficaz del servicio de las líneas urbanas de la EMT y de las del servicio interurbano que acceden por la carretera nacional A-3.

Esta iniciativa, presentada por el Área de Desarrollo Urbano que dirige Mariano Fuentes, afecta a una superficie de 20.976 metros cuadrados y se encuentra en el tramo viario comprendido entre la glorieta de Conde de Casal y el inicio del paso superior de la avenida del Mediterráneo sobre la M-30.

La titularidad del terreno sobre el que se actúa es del Ayuntamiento de Madrid. La ejecución se realizará en una sola acción con el fin de garantizar el buen funcionamiento de la red viaria y de la conexión transversal peatonal.

El plan especial pretende resolver los problemas actuales como: la ubicación de las paradas existentes de autobuses interurbanos en la acera junto a las calzadas laterales, en superficie, de la avenida del Mediterráneo o las dificultades para los transbordos con otros modos de transporte, derivadas de la localización de las paradas de autobuses urbanos de la EMT diseminadas por los aledaños de la plaza de Conde Casal.

También, la falta de conexión directa para los viajeros entre la parada del metro de Conde de Casal y las paradas de autobús, y la falta de un espacio seguro y de calidad similar al resto de las entradas a Madrid para la espera de los viajeros de autobuses interurbanos y urbanos, al realizarse en una acera de anchura muy reducida.

En la actualidad, bajo la plaza de Conde de Casal discurre un paso inferior que conecta la avenida del Mediterráneo con la A-3 con una sección de dos carriles por sentido, que tiene por objeto dotar de mayor fluidez de tráfico al acceso y salida por la carretera. Además, existen diseminadas en el entorno de la plaza varias paradas de autobuses tanto de líneas de transporte interurbano como de transporte urbano (EMT). También está el acceso a la línea 6 de metro que tiene sus bocas en la confluencia de la calle Doctor Esquerdo con la avenida del Mediterráneo. El objetivo es ordenar de forma coherente todos esos nodos de comunicación.

El plan ordena el nuevo intercambiador en tres zonas: una de circulación de autobuses; una zona de dársenas y una de espera, con servicios generales y usos asociados, que incluye oficinas, locales comerciales y restauración. El intercambiador conllevará, además, un ahorro del tráfico en el entorno.