Madrid

Las seis mejores propuestas para disfrutar de una merienda-cena en Madrid en la semana de Reyes

Buena idea es hacer una primera parada en la pastelería Flor y Nata, del recién reformado Rosewood Villa Magna, donde el pastelero Emanuel Alvés sirve en bandeja una edición de su «afternoon tea»

Pastelería Flor y Nata
Pastelería Flor y Nata FOTO: Gonzalo Pérez Mata La Razón

Sin alejarnos mucho del recorrido de sus majestades, buscamos espacios en los que disfrutar de una rica merienda-cena, dulce o salada, con roscón o sin él, para irnos pronto a la cama con el estómago lleno antes de la llegada de los magos. Buena idea es hacer una primera parada en la pastelería Flor y Nata, del recién reformado Rosewood Villa Magna, donde el pastelero portugués Emanuel Alvés sirve en bandeja una edición especial de su habitual «afternoon tea». ¿Qué pedir? El tronco navideño, macarons, mini sándwiches de pollo y manzana, roll de salmón ahumado, trufas de chocolate... Recuerden, los roscones se amasan a diario.

Asimismo, un año más los hermanos Romero nos dan a probar en Colósimo el bollo de la mítica pastelería La Trufa, de Puerto Real (Cádiz), relleno de nata de verdad, trufa, pistacho y kinder. Si se encuentran cerca de Quevedo, tengan en cuenta que, según cruza el umbral de La Antigua le envuelve el aroma a chocolate caliente, cuya receta aún mantiene el toque secreto desde 1913. A churros (los hay rellenos de dulce de leche) y a porras. Imbatible es la tortilla de patata, de la bisabuela Antonia, para compartir junto al croissant mixto de siempre y a la tosta integral con aguacate y huevo poché.

«Brunch» y almuerzo

Beltrán Alonso no se alejará de los fogones de Casa Mories ni el 5 ni el 6 de enero, porque tras su propuesta, entre los postres, además de la torrija de pan brioche caramelizada con helado de leche merengada, triunfa el roscón, procedente del obrador de Viena La Baguette.

Tras la llegada de Gaspar, Melchor y Baltasar, no hay mejor celebración que el «brunch» del Hotel Urso, servido en el Invernadero. Con música de piano de fondo, desfilan los huevos benedict, el sandwich vegetal, los bollos e, incluso, la tosta de aguacate con queso fresco y la hamburguesa con queso Comté, guacamole, berros y mayonesa de jalapeños, de Media Ración (39 euros).

Por último, con los tigres de mejillón comienza el menú de Reyes del Gran Hotel Inglés (150 euros). Continúa con un royal de erizos y salpicón de moluscos, hinojo y manzana y culmina con un arroz meloso de calamar, perfecto para armonizar con un Capellanía de Marqués de Murrieta. De postre, un «bostock» de brioche y mazapán con helado de ron con pasas. Después, todos a Makkila a merendar el roscón de John Torres, autor de los panes que saboreamos en numerosos restaurantes. Apetecible ruta de reyes.