MENÚ
martes 25 junio 2019
12:18
Actualizado

May se planta en el 29 de marzo

La primera ministra británica desmiente los rumores de un aplazamiento de la salida de Reino Unido de la UE

  • Theresa May en su comparecencia en Westminster
    Theresa May en su comparecencia en Westminster /

    Reuters

Tiempo de lectura 4 min.

13 de febrero de 2019. 18:02h

Comentada
larazon.es. 

La primera ministra británica, Theresa May, volvió a “partirse” la cara hoy con sus señorías en el Parlamento, donde tuvo que desmentir nuevos rumores y nuevas teorías presuntamente elaboradas por su entorno acerca de sus planes alternativos ante un nuevo fracaso de su proyecto.

Este miércoles, ante los comunes, se mostró determinada a cumplir con la fecha del Brexit, este 29 de marzo, y a hacerlo con un acuerdo, a pesar de la aparente falta de avances en sus negociaciones con la Unión Europea (UE). En la sesión de preguntas a la “premier” en Westminster, insistió en que su posición es la misma, la de respetar la hora señalada para la salida del club comunitario, después de las conjeturas aparecidas hoy en la prensa de que ofrecería para su votación en el Parlamento -pero días antes del 29 de marzo- su acuerdo negociado o un retraso del divorcio.

“Activamos el Artículo 50 (del Tratado de Lisboa, que notificó el Brexit). De hecho, esta cámara votó para activar el Artículo 50. Eso tiene un periodo (de negociación) de dos años que termina el 29 de marzo”, insistió la jefa del Ejecutivo, que continúa los contactos con Bruselas para salvar el pacto que negoció durante dos años, informa Efe. Ese consenso fue rechazado por los Comunes en enero, pero días después los diputados apoyaron que la primera ministra renegocie con Bruselas la polémica salvaguarda irlandesa del acuerdo.

Las perspectivas de un pacto aumentaron hoy después de que el primer ministro irlandés, Leo Varadkar, afirmase que su Gobierno se prepara ante una posible ruptura sin acuerdo, pero señalase que confía en que Londres y Bruselas logren finalmente una salida ordenada. “Tal y como están las cosas ahora mismo, Reino Unido abandonará la UE el 29 de marzo, con o sin acuerdo. Yo creo que lograremos un acuerdo”, subrayó Varadkar en Dublín.

May se mostró firme sobre el calendario de la retirada después de que la prensa revelase hoy que el funcionario británico que negocia con la UE, Olly Robbins, comentara en un bar de Bruselas a otra persona -cuando estaba siendo escuchado por un periodista de la cadena ITV- que a los diputados de Reino Unido se les dará poco antes del 29 de marzo la opción entre el pacto existente o un retraso del Brexit.

La posibilidad de un posible retraso del “divorcio” de la UE es totalmente rechazada por los políticos británicos más euroescépticos. Este jueves, la primera ministra presentará en los Comunes una moción en principio “neutra” que podrá ser enmendada y volverá a presentar otra iniciativa similar el 26 de febrero si para entonces el Gobierno no ha podido concretar un acuerdo con el bloque europeo.

El texto de la moción de mañana aún no ha sido divulgado pero ha provocado ya el malestar de los euroescépticos conservadores ante la posibilidad de que plantee impedir la salida sin acuerdo. Hoy, Mark Francois, vicepresidente del influyente Grupo de Investigación Europeo (ERG, en inglés), que reúne a unos 50 diputados “tories” euroescépticos, declaró a la cadena BBC que no respaldarán un texto de moción que descarte un “No deal”.Eso significaría, a su juicio, que se retiraría la “influencia negociadora -del Reino Unido- en Bruselas”.

Últimas noticias