Medio ambiente

Una joven argentina rescata y cuida a un gato, pero acaba llevándose una gran sorpresa

La chica llevó al felino a una clínica veterinaria, después de que el gato sufriera una lesión en una de sus patas. Allí, el especialista le reveló el animal que realmente había estado criando durante meses.

El suceso ha ocurrido en Argentina, concretamente en la provincia de Tucumán. Florencia Lobos, de 18 años, se encontraba pescando en una zona zona rural de la localidad de Santa Rosa de Leales. En un momento dado, la joven comenzó a escuchar un ruido que provenía de una pequeña cueva. Allí, Florencia se encontró con dos jóvenes cachorros de gato alimentándose de su madre muerta. Ante esta situación decidió coger a las dos crías, un macho y una hembra, y llevárselos a casa para cuidarlos. Pese a su esfuerzo, la hembra murió al cabo de una semana por su crítico estado de salud. Por su parte, al gato superviviente le llamó Tito.

Publicidad

Así mantuvo al animal durante tres meses. Sin embargo, el gato poco a poco iba aumentando su tamaño. Un tamaño fuera de lo normal para su especie. Sería un día mientras la dueña jugaba con Tito, cuando éste se hizo daño en una de sus patas, por lo que Florencia lo llevó al veterinario. Allí, el especialista le daría la sorpresa a Florencia. Resulta que el "gatito", de ahí el nombre de Tito, no era un gato, como en un primer momento pensó la protagonista, sino que se trataba de un puma yaguarundí. El yaguarundí, también conocido como "gato moro", es un mamífero carnívoro que habita en áreas protegidas de Córdoba, San Luis, Entre Ríos, Norte argentino y algunas regiones de Latinoamérica. Después de conocer la noticia, la joven se puso en contacto con la Fundación Argentina de Rescate Animal (FARA) para que pudieran hacerse cargo del animal. Los especialistas informaron que Tito fue bien cuidado y ya ha sido trasladado a la Reserva Horco Molle de Yerba Buena, un área protegida donde recibirá cuidados y ayuda para reintegrarse a la vida salvaje.

A pesar de que no es uno de los felinos más grandes, desde la cuenta de Facebook de FARA afirmaban sobre Tito que "Ellos deben estar en su lugar, aunque parezcan inofensivos y uno pueda encariñarse no debemos tenerlos en nuestros hogares". Acompañaron a estas palabras unas fotografías del puma y de su dueña.