Genera 2020: SunFields responde a cómo tener una instalación de autoconsumo fotovoltaico duradera

Proteger la inversión en energía solar pasa por elegir a aquellas empresas que nos ofrezcan 25 años de garantías de producto y de producción

El futuro de la energía pasa por conocer las opciones de paneles fotovoltaicos. Pero tan importante como su adquisición, es su calidad, rendimiento y mantenimiento. Por eso hay que tener en cuenta las garantías de las placas solares, que permiten proteger la inversión que se hace en la instalación. Pero, como explica el especialista en el sector, SunFields, el alto coste que supone una instalación debe ir acompañada de durabilidad y dos características: La garantía de producto y la garantía de producción.

Según los profesionales de SunFields, la garantía de producto es todo aquello que tiene que ver con los materiales, los componentes, el vidrio, las conexiones..., etc, mientras que la de producción se refiere al rendimiento que obtenemos del producto y cuánto va a disminuir durante su vida útil.

La garantía de rendimiento de un panel solar garantiza el 90% de la producción a los 10 años y el 80% a los 25, mientras que la de producto garantiza 10-12 años sin fallos. Por lo tanto, es imprescindible elegir con cuidado el distribuidor del servicio para conseguir los mejores resultados. SunFields, que lleva más de 11 años suministrando soluciones completas de energía solar fotovoltaica, y que estará presente en la Feria Genera 2020, los días 5, 6 y 7 de febrero en Ifema, alerta de las trampas del sector en la que fabricantes de placas fotovoltaicas las ofrecen con 25 años de garantía de producción, pero sólo 10 o 15 en la garantía de producto.

"Si a tu panel solar, pasados los 10-12 años de cobertura de la garantía de producto, se le rompe la caja de conexiones o se agrieta el vidrio, no vas a poder extraer energía de él o será mínima. Sin embargo, la garantía de rendimiento no cubrirá ese problema, por qué se considera un fallo del producto", explican desde SunFields en alusión a la letra pequeña de algunas empresas. Insisten por tanto en que la cobertura de las placas solares debe ser de 25+25.

Diferenciamos así las placas de segunda categoría, que siempre usan paneles solares baratos, que en 8-10 años pueden comenzar a dar problemas de rendimiento, incluso incendios. Se suelen amortizar en 6-8 años. El problema que cuando los paneles fallan, a partir de los 10 años... el plan de rentabilidad salta por los aires. Y las de primera categoría, que es dónde se invierte algo más en placas solares de calidad, se amortizan en 9-10 años, pero esos paneles funcionarán 30 años sin problemas, pues son de marcas de placas solares con 30-40 años de experiencia fabricando y por ese motivo pueden dar esas garantías de 25 años de producto y 25 de producción, porque son equipos muy probados y que muy raramente presentan problemas.

Para más información visite el stand de SunFIeids en Genera 2020 en el pabellón 10 de Ifema los próximos 5,6 y 7 de enero.