Avalancha de abandonos al “agobiarse" los dueños tanto tiempo con el perro en casa

Las protectoras se preparan para una entrada masiva de animales y los veterinarios alertan de la falta de tratamientos sanitarios

Los malos augurios sobre la posibilidad de que aumentasen los abandonos de perros una vez que acabase el estado de alarma no solo se están cumpliendo sino que se han adelanto incluso cuando aún estamos en confinamiento. Por las redes sociales están apareciendo peticiones de personas que buscan un hogar para su cachorro “porque se está haciendo imposible la convivencia”.

El adiestrador sevillano Bruno Sarmiento, director de la Alpesa, sociedad dedicada al rescate con personas de perros, y que en su día buscó el cuerpo de Marta del Castillo en distintas localizaciones, ha recibido esta misma mañana un mensaje de la dueña de un cruce de labrador negro que le solicita que le busque “alguien de confianza para que su cachorro no caiga en malas manos"

Según los expertos consultados, varias son las razones que pueden desembocar en la avalancha de abandonos. Por una parte el hecho de que el perro ha dejado de ser un “salvoconducto” para salir a la calle, ya que los paseos de los animales se regularon como “solamente para hacer sus necesidades fisiológicas y cerca del domicilio” y por otra por el hecho de que el cachorro esté en casa 24 horas le provoca problemas de comportamiento si no se le dedica tiempo o está en manos inexpertas.

Pero Sarmiento ya ha recogido varios perros en estas condiciones. “Esta tarde voy a por otros cuatro de propietarios que me han llamado por problemas de comportamiento, que dice el perro es hiperactivo, que sino lo va a soltar a la calle, y yo tengo las perreras llenas, la mías de mis perros de rescate y búsqueda de personas”

Entre los perros que ha recogido Bruno hay “un bóxer de cuatro años que ya no lo quiere el dueño y le he buscado un policía local que se lo va a quedar, otro es un bodeguero y los otros dos mestizos que les voy a buscar adopción”.

Según Rosana Álvarez, veterinaria etóloga, directora de Etolia, muchos humanos no están preparados para estar las 24 horas con los perros, lo que deriva en problemas de comportamiento: Probablemente no estamos preparados para estar 24 horas con los perros, al igual que quizás no lo estamos para estar 24 horas con nuestra pareja o con nuestros hijos. Todo tiene un límite. El hecho de estar más horas al día y de manera continuada juntos conduce a mayores posibilidades de que existan conflictos y habrá que ser precavidos y estar preparados para evitarlos o para tomar medidas rápidas que los amortigüen o solucionen".

Para Álvarez una de las consecuencias de esta pandemia no será solo el abandono de los perros, sino también la renuncia a a tratamientos imprescindibles por la situación económica: “las posibilidades de abandono están siempre ahí, de hecho el número de perros y gatos abandonados por problemas de comportamiento es elevado siempre. Hay temor a que se produzcan abandonos y a que se dejen de lado los tratamientos preventivos, como vacunaciones y desparasitaciones, o los procedimientos diagnósticos y terapéuticos de enfermedades emergentes o crónicas”.

Profesionales del sector del adiestramiento y educación canina insisten desde el comienzo del confinamiento en la necesidad de que realizar juegos mentales con los perros para evitar así su aburrimiento y compensar su falta de paseo es una forma de paliar los posibles problemas de comportamiento. Jean Paul Correa de la escuela de formación canina “Los Guardianes” señala que con los ejercicios mentales “Los perros desarrollarán su olfato y acabarán más relajados que si los sacas a la calle tropecientas veces, algo, además de prohibido, contraproducente tanto para el perro como el dueño”.

También la educadora canina, Mónica Corchado del Instituto DogCoaching, coincide en la importancia de los juegos mentales para los perros: "Es mucho más importante y necesario el estímulo mental, el trabajar el olfato…el hacer que piense y que no solo mueva su cuerpo”.

Desde la Fundación para el Asesoramiento y Acción en Defensa de los Animales (FAADA), matizan que este cambio de rutinas también puede abocar en problemas con los perros en el momento de la desescalada: “Los animales sufrirán cuando se acabe el confinamiento, en mayor o menor grado, por los cambios de rutina, y más si les cargamos con actividad constante durante la cuarentena. Algo que podría acabar desencadenando un aumento en los abandonos”.

Y los abandonos ya son una realidad. A algunos propietarios se les hace cuesta arriba tanto tiempo en su casa con su perro, sobre todo en caso de “perros nerviosos o inquietos”, como son los cachorros. “La gente se agobia tanto tiempo en casa con el perro y busca una salida para el cachorro”, matiza el adiestrador Bruno Sarmiento.

Desde el sector de las protectoras, que denuncian una y otra vez que están al borde del colapso muy por encima de sus capacidades y en situación agónica por la falta de recursos, se preparan para una “avalancha de animales”. Hasta ahora no han recibido más, pero el futuro es incierto, “no hemos sufrido una avalancha de entradas de animales abandonados, algo que nos preocupaba bastante”, indica Ángeles Heras, responsable de La Camada.