A más teletrabajo menos contaminación

Uno de los grandes problemas de las urbes es el tráfico, que contamina el aire, provoca congestión, irritación, malestar psicológico y mucho ruido. Los gobernantes locales han ido siempre de cabeza a cuenta del tráfico. El teletrabajo surgido de la pandemia ha venido a ser la solución para los embotellamientos, al tiempo que para reducir la contaminación por culpa de las emisiones de los tubos de escape de los coches. Una razón más para teletrabajar.