Salud

«La crisis económica iniciada por la Covid irá a más con la caída de oferta de petróleo»

En las grandes ciudades de occidente habrá tendencia a una menor contaminación, al menos a corto plazo, afirma Antonio Turiel, científico del CSIC, divulgador y autor de «Petrocalipsis»

El científico Antonio Turiel
El científico Antonio TurielCedida

El título de su obra, «Petrocalipsis» (Ed. Alfabeto), no sólo anuncia el cenit de los combustibles fósiles, sino el de los consumos exacerbados de recursos. Con los datos actuales de consumo energético y las previsiones de demanda ¿es posible una transición energética sólo con renovables en España?

-Ni en España ni en ninguna parte es posible si se quieren mantener las actuales demandas de consumo. Si se baja el consumo sí; pero tendría que ser, y siendo optimista, un descenso de un 60%.

-¿Con eficiencia energética no sería suficiente?

-No, igualmente hay que reducir los consumos. Con eficiencia se puede conseguir que el nivel de vida se mantenga, pero hay que abordar el problema de reducir el consumo de materias primas y energía, y ¡cuánto antes mejor!

-Su libro iba a ver la luz en marzo, justo cuando la Covid-19 se convirtió en pandemia. La publicación se retrasó e introdujo un capítulo en el que relaciona los efectos de la pandemia con los problemas energéticos. ¿De qué modo nos afectará?

-La crisis económica iniciada por la Covid-19 se agravará por el riesgo de que la oferta de petróleo baje un 40%. La demanda ya ha caído un 10% y por eso bajan los precios, el problema es que debido a que las compañías están desincentivando estas compras y algunas cerrando, si no hay intervención de estados, que yo creo que la habrá, de aquí a 2025 tenemos el riesgo de que la oferta caiga un 40%, ahí es cuando el precio se dispara. Esto se ha acelerado. En mis cálculos era 2050, pero ahora es en 2025, y sólo con intervención se puede lograr que la caída sea del 20%.

-Desde hace años hemos bordeado la irrupción de una pandemia. Sin embargo, mucha reunión, mucho informe sobre amenazas del siglo XXI y nadie pudo frenar la Covid-19. ¿Pasará lo mismo con el petróleo?

-El momento de actuar fue hace 20 años. Llegamos tarde y habrá consecuencias.

-¿Qué ha supuesto la Covid en la producción y demanda de petróleo?

-En un primer momento hubo una caída enorme de producción de casi 20% y ahora se sitúa en torno al 10%. En cuanto a la demanda mundial, en abril cayó en más de 28 millones de barriles diarios con respecto al mismo mes del año anterior, es decir, una caída del 30% aproximadamente. Para hacernos una idea de lo que representa, hay que decir que durante lo peor de la crisis económica del año 2008 la demanda de petróleo cayó un 4%.

-¿Cómo será la calidad del aire tras la pandemia?

-En las grandes ciudades de occidente habrá tendencia a una menor contaminación al menos a corto plazo, a unos cinco años vista. Y lo más probable es que se asiente y continúe luego.

-Trump o Greta, ¿quién cree, no quién quiere, que gane el Premio Nobel de la Paz?

-Ninguno de los dos tiene méritos suficientes para ganarlo.

-¿Si viviera en Madrid se desplazaría ahora en metro o en coche?

-En metro seguro porque no tengo coche. Pero preferiría en bici porque ir en metro tiene un problema muy gordo. Con la mascarilla retienes el 97% de aerosoles pero el 3% se escapa y en un sitio cerrado se mantienen una hora o dos horas en el aire. Ese es el problema de los espacios cerrados.

-¿Cómo está viviendo la Covid-19?

-Me he podido acoger al teletrabajo porque tengo dos hijos menores. Al ser mi mujer médico, me hago cargo de todas las tareas de la casa. Lo más complicado de compatibilizar, por no decirte que al principio fue horrible, es lo del «home school». Ahora estoy confinado en mi cocina porque el servicio de comidas no se para nunca. Veo poco a mi mujer, me hace sufrir porque la veo agotada. Ella consiguió no infectarse. En el ambulatorio le dijeron que se centrara sólo en la residencia de ancianos para evitar contagios y tras un trabajo ímprobo ha habido muy pocos casos. Pero es una lucha diaria. No puedes bajar la guardia en ningún momento. Faltan médicos, y en Cataluña, que tanto se llenan la boca con otros temas, también. Para el siguiente confinamiento, que doy por hecho que lo va a haber, me he hecho ya un horario con las tareas.