Medio millón de tiburones serán sacrificados por la COVID

El conservacionismo dice que inmunizar a la población mundial contra la COVID 19 tendrá un gran impacto ambiental. Producir una tonelada de escualeno implica sacrificar tres mil tiburones. Inmunizar a la población global con la vacuna que contiene este coadyuvante requeriría 250.000 morrajos, aunque al tratarse de dos dosis la cifra subiría hasta medio millón. Los conservacionistas no cuestionan la vacuna, pero piden reemplazar el coadyuvante por fuentes botánicas, como las algas o levaduras de aceites de trigo o caña de azúcar. Sumado a los tres millones de tiburones que se matan por sus hígados cada año, la demanda adicional a consecuencia de la vacuna de la COVID podría provocar la extinción de ciertas especies.