Productos básicos consumidos en la Unión Europea, responsables de deforestación tropical

WWF denuncia que las importaciones causan destrucción de ecosistemas. España es el tercer país que más impacto ocasiona

La UE fue el segundo mayor importador mundial, después de China
La UE fue el segundo mayor importador mundial, después de ChinaWWFWWF

La soja, el aceite de palma y la carne de vacuno, junto con la madera, el cacao y el café han sido los productos básicos importados por la UE que más deforestación tropical han causado, según el informe de WWF «Incrementando el ritmo: el impacto continuo del consumo de la UE en la naturaleza», publicado esta semana.

El documento revela que entre 2005-2017 (último año del que se tienen datos) la Unión Europea fue el segundo mayor importador mundial, después de China, de productos agrarios vinculados a la destrucción de bosques y otros ecosistemas tropicales. España es el tercero de los ocho países comunitarios, -Alemania Italia, España, Reino Unido, Países Bajos, Francia , Bélgica y Holanda- que mayor impacto generan a través del consumo de productos básicos y materias primas agrarias importados.

Según el ranking elaborado por WWF las ocho mayores economías europeas fueron responsables del 80 por ciento de la deforestación y emisiones asociadas al comercio internacional. Concretamente en 2017, las importaciones de la UE supusieron el 16 por ciento de esa deforestación, equivalentes a 203.000 hectáreas y 112 millones de toneladas de CO2. En cuanto a España, estas importaciones han provocado la destrucción de 22.900 hectáreas de ecosistemas en los trópicos.

La Unión Europea prepara una propuesta de legislativa para frenar la deforestación, y WWF pide a la Comisión que utilice la información de este estudio para presentar una propuesta sólida y eficaz que permita abordar urgentemente y de manera integral la huella del consumo de la UE en los bosques y otros sistemas como pastizales, sabanas y humedales.

Para la organización, que está siguiendo de cerca este desarrollo legislativo y aportando propuestas, «es fundamental que los productos y materias primas que contribuyen a la destrucción de la naturaleza o a violaciones de derechos humanos no lleguen a los mercados de la UE. Algo que debería evitar esta ley», afirma Elena Domínguez, portavoz de WWF España.

En 2020, cerca de 1,2 millones de personas se unieron a la consulta pública sobre deforestación con la campaña #NoTeComasElBosque (#Together4Forests liderada por ONGs como WWF, para exigir una legislación fuerte y ambiciosa sobre la huella de la UE en los bosques y otros ecosistemas. Consulta que consiguió la mayor participación de la historia de la UE en temas medioambientales.