Electropolución, el asesino silente

Pilón de parábolas y antenas de GSM en la ciudad de Santo Stefano di Camastra en el norte de Sicilia
Pilón de parábolas y antenas de GSM en la ciudad de Santo Stefano di Camastra en el norte de Siciliadreamstime

Antenas de telefonía, wifi, wimax, bluetooth, GMS, GPS, móviles, microondas, inalámbricos, alta tensión, rayos X y cualquier otro tipo de radiación electromagnética nos deja expuestos a campos de ondas cuyos riesgos no son suficientemente conocidos. Ni se ve ni se huele ni se percibe por nuestros sentidos, pero está ahí, en el hogar, en la calle, en las fábricas, en cualquier parte de nuestras ciudades.

La contaminación por ondas es cada vez mayor y no está exenta de riesgos. Hoy es difícil encontrar un lugar libre de radiación. Cada dosis adicional puede suponer un efecto imprevisible y no deseado para la salud. Las autoridades sanitarias deberían informar y alertar a la población de las consecuencias de una exposición excesiva al espectro electromagnético, tanto para las personas como para los animales. Y aconsejar medidas para atenuar la exposición. Pero nadie lo hace.