Miguel Carrero, presidente de PSN: «Se ha hecho de la crisis una catástrofe»

Miguel Carrero, presidente de PSN
Miguel Carrero, presidente de PSN FOTO: Mayte Madariaga

Miguel Carrero (Santiago de Compostela, 1941) es presidente de Previsión Sanitaria Nacional (PSN) y médico de profesión. Lleva desde 1998 liderando la mutua de seguros para profesionales universitarios. Amante de la naturaleza, reconoce que la Covid -19 ha provocado una complicada situación a la que los mutualistas de PSN han tenido que hacer frente desde la primera línea.

–¿La naturaleza ocupa un lugar importante en el corazón de un gallego?

–Sin lugar a dudas. Estamos inmersos en verde y que nuestra bandera es como el cielo de Galicia, azul y blanco.

–¿El campo está entre sus aficiones?

–El campo, la mar, naturaleza pura, naturaleza en bruto... ¿Qué más quiero?

–¿Se consideraría a sí mismo un medioambientalista?

–Nada... insta ser parte de la naturaleza misma, no precisa de confesiones ni calificativos.

–¿Cuál es la relación de PSN con la sostenibilidad?

–En PSN edificamos sobre valores y, en consecuencia, no dudamos en cumplir con nuestro papel social, medioambiental, etc. Asumimos con lealtad y complacencia todo lo que se viene en llamar Responsabilidad Social Corporativa, eso sí, sin estridencias.

–¿Qué es PSN y qué labor realizan?

–Previsión Sanitaria Nacional, entidad mutual sin ánimo de lucro, tiene el enorme privilegio de cuidar del conocimiento y del talento de España, algo que viene haciendo en los últimos 90 años con el colectivo de profesionales universitarios a través de productos aseguradores, de inversión, planes de pensiones y otros servicios de valor añadido como escuelas infantiles, residencias para la tercera edad e incluso un complejo de ocio y vacaciones en San Juan (Alicante).

–¿Qué importancia ha tenido la prestación de vuestros servicios durante la pandemia?

–Ni más ni menos que ser la primera línea de combate, representada por los miles de profesionales sanitarios que han asistido a una desprotegida ciudadanía; cuidando ejemplarmente, en el caos creado y sin ayuda; cuidando también de los usuarios en nuestra residencia de mayores de Duquesa de Castrejón, en Madrid. También hemos colaborado activamente a que pudiera ver la luz la obra «Memorias de la Covid-19. Relatos de la Fase 1». Es un libro editado por la Red contra la Tuberculosis y por la Solidaridad, que pretende ser un testimonio de todo lo vivido y, por encima de todo, un homenaje y una forma de conciencia de esta tragedia, de aprender y de no olvidar nunca. Y, pensando en nuestro colectivoprofesional, en breve verá también la luz nuestro pequeño homenaje a los mutualistas que tristemente han quedado por el camino en forma de número especial de nuestra revista. Hemos querido dar voz y rendirles tributo a través de quienes mejor les conocían, sus seres queridos.

–En lo más duro de la crisis decidieron ayudar medicalizando su hotel en San Juan...

–Sí, lo hicimos porque éramos conscientes de la gravedad del momento y de la dimensión y la escasez de recursos sanitarios. Por eso, decidimos poner nuestro complejo a disposición de la Sanidad española con el objetivo de ayudar a dotar al sistema de recursos complementarios y muy necesarios dada la situación de sobresaturación de los centros sanitarios en aquel momento. En PSN hay un valor por encima de cualquier otro que es el de la solidaridad, y no podíamos permanecer ajenos e impasibles ante esta grave situación.

–¿La crisis sanitaria se ha gestionado bien?

–Por decirlo de manera muy resumida, se ha hecho de una crisis una catástrofe.

–¿Echa de menos ejercer como médico?

–Un médico nunca deja de ser médico. El ejercicio será distinto pero los principios éticos y morales que rigen nuestras actuaciones son los mismos.