Pasarela de catas: estilo y sostenibilidad

FOTO: Eising Studio - Food Photo & Video ©GTRESONLINE

Como seres humanos sabemos que nuestras diferencias nos hacen singulares. Quitando el lado pensante, los vinos son tan variados como las personas, compuestos por diversos ingredientes que entre ácidos, frutas y minerales hacen que cada elaboración sea irrepetible. Eso es todo lo que vimos en la 35º edición de Salón Gourmets celebrada esta semana en Madrid, calidad y novedad en su máximo nivel. Además de la indiscutible elegancia y tradición que se vio en la pasarela de vinos de este año, se apreció también un fuerte compromiso por el medio ambiente, ya que relucieron una gran variedad de creación de vino con métodos sostenibles y productos tanto ecológicos como veganos, que incluso ya cuentan con Denominación de Origen.

Son cientos de nombres los que han destacado, pero sin duda, Bodegas Santalba, se lleva un reconocimiento por ser uno de los stands con más carisma, quienes también enamoraron a muchos con su vino Santalba Amarone, elaborado en la Rioja. Durante este recorrido, se le preguntó a su creador, Roberto Ijalba, cómo describiría su vino, y tras decenas de palabras técnicas dijo «unicornio» porque es extravagante y atractivo al paladar. Por otro lado, el estilo y glamour de Bodegas Habla demostraron que el vino también puede lucir joven, con una presentación vanguardista y con un sabor que contagia frescura. Entre sus novedades, está la colección submarinos, blancos que han permanecido ocho meses «durmiendo» sobre sus lías, bajo el mar. Una realización pionera de gran excelencia. Y es que los vinos como las personas tenemos una característica especial que nos hace únicos, ya sea nuestra mirada, sonrisa, la forma de cómo hablamos o escribimos, por ello, en este certamen el sector vinícola ha sido el gran ganador, sin duda España se ha lucido.