Actualidad

Luca de Meo presidirá Anfac a partir de enero

Sustituye a José Vicente de los Mozos, presidente de Renault en España y Portugal y responsable de fabricación y logística del grupo galo en todo el mundo

Luca de Meo, presidente de Seat
Luca de Meo, presidente de Seat

El nombre de Luca de Meo, presidente del comité ejecutivo de Seat, se abre paso en las últimas horas como la opción más probable para presidir Anfac, la asociación de fabricantes de automóviles, a partir del próximo 1 de enero. En esta fecha deja este cargo, tras su mandado de los dos últimos ejercicios, el actual presidente, Jose Vicente de los Mozos, presidente de Renault en España y Portugal y responsable de fabricación y logística del grupo galo en todo el mundo.

De Meo, que es un directivo global en el sector de la automoción, como lo es De los Mozos, consolidaría su trayectoria profesional en España y su elección cuadra con las características de este puesto ya que es representante de una marca con un importante centro de producción de automóviles dentro de nuestro país, como es la factoría de Martorell.

Ya se dio la circunstancia hace ahora once años, que un directivo del grupo VAG sustituyó al frente de Anfac a otro de Renault. En efecto, en junio de 2008 Francisco Garcia Sanz sucedió en la presidencia de esta patronal a Juan Antonio Fernandez Sevilla- Tras Garcia Sanz ocuparon este mismo despacho Jose Manuel Machado, de Ford, Rafael Prieto, de Peugeot, Jose Luis López Schummer, de Mercedes y Antonio Cobo, de Opel, que cedió el cargo a De los Mozos.

La llegada de De Meo a la presidencia de la Asociación Nacional de Fabricantes de Automóviles y Camiones (Anfac) se producirá en un momento especialmente interesante ya que coincidirá con la salida asimismo del actual Vicepresidente Ejecutivo, Mario Armero. Aunque hay un encargo a una empresa de búsqueda de directivos para el puesto se da por supuesto que el nuevo ejecutivo de la patronal será alguien pactado entre el saliente De los Mozos y el sucesor De Meo, ya que deberá trabajar a las órdenes de este último durante los dos próximos años.

Los dos nombres que se han barajado para la sucesión de Armero han perdido fuerza en los últimos días por su matiz político. El ex-ministro Sebastián se ha descartado personalmente y Begoña Cristeto tiene más posibilidades, pero en el sector se barajan otros nombres de ejecutivos más independientes.

En cualquier caso, este puesto ejecutivo no tiene una labor demasiado fácil ya que, además de defender al sector de los ataques del Gobierno y salir al paso de declaraciones irresponsables como la de la ministra Teresa Ribera contra el diésel, deberá coordinar los diferentes intereses de las empresas asociadas que, algunas veces, son contrarias.