La industria del automóvil reduce el consumo de agua

La planta de Seat en Martorell ha conseguido disminuir sus necesidades hídricas un 31% por coche desde 2010. La compañía introduce mejoras en los procesos de pintura de la carrocería, la prueba de lluvia y el reciclado de los recursos utilizados en la producción

Electrodomésticos con bajo consumo, sistemas de riego automáticos, adaptadores en los grifos... La concienciación contra el derroche de agua ha ganado terreno en nuestras casas, pero ¿qué sucede en la industria? El caso de Seat ilustra cómo se ha avanzado en este ámbito, con la preservación de los ecosistemas como pilar básico de su estrategia medioambiental.

470 piscinas olímpicas

El consumo de agua en la plan-ta de SEAT en Martorell se situó en unos 1.170.000 m3 en 2018, el equivalente a 470 piscinas olímpicas. Sin embargo, esta cantidad se ha reducido en los últimos ocho años gracias a los programas medioambientales de la compañía. Calculando por coche, la mejora es evidente: de los 3,54 m3 por coche en 2010, a los 2,46 m3 el año pasado, cerca de un 31% menos.

Un océano de pintura

En el taller de pinturas es donde se consume más agua, más de la mitad del total. Los tratamientos de superficie de la carrocería, las cabinas de lavado para preparar el pintado y las que se destinan al pintado definitivo del coche son los principales usos que obligan al consumo de agua. Es precisa- mente en este taller donde más se está ahorrando. El rociado de la pintura va dirigido al vehículo, pero una pequeña parte es- capa al proceso y cae sobre una balsa de tratamiento. «Aquí adicionamos los productos químicos necesarios para separar la pintura del agua que, una vez limpia, es devuelta al proceso en un circuito totalmente cerrado», explica el Dr. Joan Carles Casas, gerente de Ingeniería de Procesos en Seat.

Lluvia Monzónica

Otro de los puntos que genera un consumo importante es la prueba de lluvia, cuando se comprueba la perfecta estanqueidad del vehículo, sometiéndolo a más de 150 litros de agua por metro cuadrado durante un recorrido de seis minutos. También aquí se utiliza un circuito cerrado. «Recogemos y conducimos toda el agua que estamos empleando a un circuito de depuración. Posteriormente, la devolvemos de nuevo al proceso», explica el Dr. Casas.

El futuro ya está aquí

En Seat se ha recorrido un gran camino pero aún queda mucho por hacer. Para reducir al mínimo el impacto en el ciclo del agua se necesitan nuevos procesos más eficientes que permitan reducir la cantidad de agua con- sumida, reciclar el agua utiliza- da en el mismo proceso y reutilizarla y devolverla al ecosistema en óptimas condiciones. El objetivo, reducir su consumo en un 38% hasta 2025. Para ello, se han puesto en marcha diversos proyectos como la recuperación de agua condensada en los sis- temas de climatización o la monitorización de las instalaciones de refrigeración. Además, se están implementando sistemas de predicción de condiciones climáticas para programar el riego de zonas de verdes. Y aún más: se están llevando a cabo pruebas piloto con sistemas de electro coagulación, ultra filtración y osmosis inversa para reciclar un parte importante del agua residual.

«La digitalización y las nue- vas tecnologías nos ayudan enormemente a avanzar hacia un modelo de economía circular con más reciclaje y menos emisiones. Pero lo más importante es la concienciación y la proactividad del equipo de Seat, que sin duda nos llevará a cumplir nuestros objetivos», concluye el Dr. Casas.