Ada Colau, contra la historia del automóvil en Barcelona

Los propietarios de coches históricos piden poder circular con sus vehículos como en las grandes ciudades europeas

Varias asociaciones catalanas de propietarios de vehículos históricos se manifiestan desde hace semanas por las calles de Barcelona con grandes carteles en sus vehículos con la leyenda: "Colau nos destruye el patrimonio industrial y cultural". Una iniciativa para protestar por las prohibiciones del ayuntamiento barcelonés hacia los coches históricos.

Los propietarios de vehículos históricos han pedido a la alcaldesa, Ada Colau, que suprima la prohibición de que estos automóviles no puedan acceder a circular por determinadas zonas y solicitan que se aplique la misma normativa vigente en las grandes ciudades europeas, como París, Roma, Lisboa.... en donde los clásicos están exentos de la normativa medioambiental.

Argumentan que los vehículos históricos son un patrimonio industrial y cultural que no pueden dejar de utilizarse y morir y exigen además que las autorizaciones de circulación se midan por la cantidad de emisiones a la atmósfera y no sólo por la antigüedad de la matrícula.

Con frecuencia, los coches antiguos bien conservados y con una adecuada puesta a punto resultan menos contaminantes que automóviles más nuevos que no han sido revisados o, simplemente, que tienen niveles de emisiones cuando salen de fábrica superiores a las de los coches clásicos.