El Gobierno estudia nuevas medidas contra el automóvil: más impuestos y cambios en las Etiquetas

Subidas de impuestos y cambios en las Etiquetas de circulación son los próximos ataques a los automovilistas

La animadversión del nuevo Gobierno PSOE-UP contra el automóvil va a concretarse próximamente en dos nuevas medidas que están en estudio y que se pueden poner en marcha en las próximas semanas, según informaciones a las que ha tenido acceso LA RAZON. El sector del motor, ya preocupado por las duras reglamentaciones de la UE en materia de emisiones, se enfrenta en España a nuevas dificultades.

Un informe que está siendo estudiado por el Gobierno propone el establecimiento de un impuesto de matriculación del 7% para los vehículos que tengan un nivel de emisiones que superen los 80 gramos por kilómetro, lo que encarecería a estos vehículos poco contaminantes. Una medida que afectaría directamente a los coches híbridos enchufables, ya de por si bastante costosos y que pasarían a ser casi inasequibles si se incrementa su precio por culpa de los nuevos impuestos.

Hay que recordar que, hasta ahora, están exentos de este impuesto todos los automóviles cuyo nivel de emisiones a la atmósfera se sitúen por debajo de los 120 gramos. Un objetivo en el que los fabricantes se han aplicado en los últimos años y que ya se ha conseguido con una buena parte de los vehículos producidos. Pero la necesidad de recaudar más fondos por parte del Estado va a provocar que esta exención de impuestos se limite ahora a los coches con 80 gramos o menos. Un limite que prácticamente sólo logran cumplir los eléctricos.

Cambio de Etiquetas

Por otra parte, la Dirección General de Tráfico lleva varios meses estudiando una modificación del sistema de etiquetas para circular por las ciudades a fin de endurecer aún más el acceso a las zonas de restricción circulatoria. Entre las modificaciones más lesivas para los automovilistas está la de rebajar la categoría de los híbridos enchufables, que actualmente gozan de Etiqueta 0 y que pasarían a llevar sólo la etiqueta Eco.

Si se aprueba esta modificación, lo que parece casi seguro, afectaría únicamente a los nuevos coches matriculados. Los que ya disfruten de la etiqueta Cero podrán seguir disfrutando de ella y sus ventajas mientras no cambie el propietario del vehículo. Pero perderá sus ventajas en el caso de venta del automóvil ya que el nuevo propietario deberá re-etiquetar su coche conforme a los nuevos criterios.

Mientras esto ocurre, la asociación que representa a los fabricantes de automóviles, Anfac, mantiene un vacío de liderazgo ya que no ha nombrado por el momento un director ejecutivo que sustituya al anterior y el presidente mantiene su puesto desde el pasado uno de enero, fecha en la que debía haber entrado en funciones su sustituto.