La DGT impide utilizar a los camiones algunas carreteras nacionales a pesar de la reducción del tráfico

Con ello se dificultan las conexiones con el País Vasco, Rioja, Navarra, Aragón y el corredor del Mediterráneo. La situación es calificada de “aberrante” por los transportistas

Carreteras vacías en las principales durante el primer día de confinamiento total
David Zorrakino Europa Press

El tráfico en las carreteras nacionales está bajo mínimos por culpa de las restricciones de desplazamientos impuestas por el estado de alarma. Prácticamente sólo se ven camiones de transporte haciendo sus turas. Pero aún así, la Dirección General de Tráfico impide que estos vehículos puedan utilizar determinados recorridos.

Para los transportistas es una situación absurda y sorprendente que, pese a la labor esencial que el sector del transporte de mercancías por carretera está desarrollando en estos momentos, haya departamentos que no sepan entenderlo y pongan trabas al traslado del 85% de las mercancías que se mueven en España y que lo hacen por carretera. En concreto se quejan de que la Dirección General de Tráfico mantenga la prohibición de que los camiones puedan circular por las carreteras nacionales durante este período excepcional de estado de alarma, lo que afecta entre otras, a vías de tanta importancia para el tráfico de mercancías, como la N-340 que vertebra el corredor mediterráneo, o la N-232 que conecta el País Vasco con La Rioja, Navarra, Aragón y Cataluña.

Y califican de “aberrante en la actual situación” que la DGT siga manteniendo el desvío obligatorio de los camiones a las autopistas de peaje AP-68 y AP-7. En este último caso en la provincia de Castellón, por cuanto el resto de la ruta discurre por territorio catalán y sí que está autorizado. Esta prohibición dificulta que los transportistas puedan tener la mayor movilidad posible e incluso poder acceder a hacer el repostaje de sus vehículos o su propia manutención en las áreas que permanecen abiertas. Ya se han impuesto sanciones por este motivo.

Este sinsentido contrasta con la decisión de la Generalitat de Cataluña, que desde ayer levantó las pocas restricciones a la circulación de camiones que aún quedaban vigentes. Mientras dure el estado de alarma quedan sin efecto en Cataluña las restricciones a la circulación aplicables a los vehículos y conjuntos de vehículos destinados al transporte de mercancías en general, los vehículos especiales y a los vehículos que realizan transportes especiales y a los vehículos y conjuntos que transportan mercancías peligrosas. En concreto se refieren a los tramos de la N-II, N-240 y N-340 que obligan a utilizar las autopistas de peaje a los camiones de cuatro o más ejes y de más de 26 toneladas. Asimismo se suspenden las limitaciones al paso por los túneles del Cadí y de Vielha y en las carreteras N-230 y C-28 en el Valle de Arán.