El Banco de España cree que aumentarán los precios de los coches

La incorporación de nuevas tecnologías anticontaminantes ejercerá una presión al alza en los costes de producción. El estudio indica que las restricciones a la circulación impuestas por las grandes ciudades han sido los principales responsables de las caídas de ventas de automóviles

Barcelona pone en marcha la Zona de Bajas Emisiones
Enric FontcubertaEFE

El precio de los automóviles nuevos podría incrementarse en un futuro próximo ante la necesidad de incorporar nuevas tecnologías según el último informe económico del Banco de España que indica textualmente que “Las modificaciones regulatorias y los cambios tecnológicos podrían conllevar aumentos de precios. Esto afectaría, naturalmente, a la demanda de automóviles. Por ejemplo, la necesidad de incorporar tecnologías que reduzcan las emisiones, para cumplir con los nuevos estándares. Esto constituye, en el plano de los costes de fabricación, una fuente de presión al alza sobre el precio de los automóviles nuevos”.

El mismo estudio indica que las restricciones a la circulación impuestas por los alcaldes de las grandes ciudades, especialmente Carmena en Madrid y Colau en Barcelona, han sido los principales responsables de las caídas de ventas de automóviles de los últimos meses. Según este organismo, estas restricciones, unidas a las incertidumbres creadas por los ataques a los motores diésel, han provocado mayor incertidumbre entre los consumidores

Se indica en este boletín que desde comienzos de 2016 y mediados de 2018, las matriculaciones de automóviles particulares en España crecieron a tasas interanuales, en promedio, del orden del 5%. A partir de entonces, comenzaron a registrar un comportamiento notablemente más desfavorable, con una caída superior al 11% en el conjunto de 2019. Esta contracción ha sido más intensa que la observada en el consumo de otros bienes duraderos.

Este hecho puede explicarse bien por el incremento de la incertidumbre macroeconómica global o bien porque el sector del automóvil se haya visto afectado por algún tipo de perturbación como la entrada en vigor, en septiembre de 2018, de las normas europeas de WLTP o las restricciones a la circulación en las grandes ciudades. Argumenta el estudio del Banco de España que las informaciones sobre la demonización de los motores diésel, de las restricciones de tráfico o de las zonas restrictivas centrales en Madrid o Barcelona incrementan la incertidumbre en el sector del automóvil.

En concreto, se destaca que este fenómeno se acrecienta con la entrada en vigor de distintas formas de restricciones a la circulación en Madrid, Barcelona y otras grandes ciudades. Esta razón puede explicar que el aumento de la incertidumbre global y nacional haya tenido un impacto más intenso en las ventas de automóviles que en las del resto de los bienes duraderos.