La industria del motor pide un plan urgente para garantizar su viabilidad

Denuncia la falta de coordinación entre Ministerios y las medidas sin contar con las empresas implicadas. El sector del motor representa el 10% del PIB español y el 9% del empleo

Si viajas el Puente de los Santos revisa la batería para no quedarte tirado
ZipiEFE | EFE

Todas las asociaciones empresariales y profesionales del sector de la automoción han exigido a la titular de Industria, Reyes Maroto, la puesta en marcha urgente de un plan de choque para la recuperación de este sector, el tercero más importante de la economía nacional. Denuncian, además, la falta de coordinación entre los diferentes departamentos del Gobierno y el anuncio de iniciativas aisladas sin contar con las empresas de esta industria.

“Sin un plan de choque nacional e integral, la viabilidad del sector de automoción en España está seriamente comprometida. Necesitamos que se ponga en marcha de manera urgente. Es imprescindible garantizar la supervivencia de un sector que sostiene medio millón de empleos directos y que factura casi 100.000 millones de euros en el país cada año y que se encuentra en una situación de especial debilidad” ha declarado el presidente de los fabricantes e importadores establecidos en España, José Vicente de los Mozos. Esta ha sido la única industria que ha cerrado totalmente sus fábricas desde la declaración del estado de alarma y la que más complicado está teniendo el reinicio de la actividad.

“El sector de la automoción es absolutamente estratégico para España y el impacto de no hacer nada por esta industria sería gravísimo, en términos económicos, sociales y medioambientales”, afirmó de los Mozos, que es además presidente de Renault en España y vicepresidente de esta marca a nivel mundial. Estos son argumentos asimismo suscritos por el resto de las asociaciones implicadas en esta industrial, como Sernauto, Ganvam o Faconauto, ya que entienden que “es clave para la recuperación económica de España” y que “al igual que sucedió en la crisis pasada, la salida de la crisis no será posible sin la recuperación de la automoción”. Todo el sector ya hizo llegar sus propuestas al Gobierno hace dos semanas y están pendientes de fijar una fecha para poder presentarlas y desarrollarlas de manera conjunta y urgente.

Las asociaciones reclaman, sin embargo, “mayor coordinación entre los ministerios encargados” puesto que las medidas que necesita el sector son transversales, requieren de la participación de varias administraciones y la “prioridad de estas medidas es tan alta” que urgen a un trabajo conjunto y coordinado. Mientras las empresas han llegado a un compromiso de colaboración conjunta para dialogar con la Administración, se han visto sorprendidas por iniciativas como el anuncio sobre un futuro Programa de Incentivos a la Movilidad Eficiente y Sostenible (MOVES), del que se han enterado por la prensa. Una iniciativa tomada de manera unilateral, sin comunicarlas previamente al sector.

Argumentan los especialistas de la automoción que este tipo de medidas deben formar parte de un plan de choque que va mucho más allá de estos anuncios, pues se integran en un esquema de actuaciones completo, en el que hay planes para el impulso de la demanda y el mercado, medidas fiscales y de apoyo a las empresas e iniciativas para la reactivación de la inversión en producción. El plan busca, sobre todo recuperar la demanda, la producción y el empleo y, además, hacerlo de una manera compatible con los objetivos de rebajar las emisiones de gases.

Insisten por tanto que es urgente poner en marcha estas medidas para no poner en peligro la viabilidad del sector en España. “Todo apoyo prestado al sector es doblemente eficiente: desde el punto de vista productivo, porque es un sector tractor sobre el resto de la economía y desde el punto de vista público, porque los apoyos al sector tienen un alto retorno de ingresos fiscales”, afirman las asociaciones en su carta a la ministra. Y aportan el dato de que cada millón de euros destinado a ayudas a la renovación del parque supone 1,7 millones adicionales de recaudación fiscal, principalmente por IVA e impuesto de matriculación e inyecta 3,4 millones más al PIB nacional.