La crisis del automóvil se cobra los primeros despidos en España

Iveco, Mercedes y Ford plantean las primeras reducciones de plantilla. La caída de la demanda amenaza la producción

Se veía venir. Descensos en las ventas y en la producción del 98% como en el pasado mes de abril, no podrían salir gratis. La crisis del sector del motor, general en toda Europa, pero más acusada en España, empieza a pasar factura y tres marcas ya anuncian reducciones de plantilla para poder adaptarse a la nueva normalidad. El primer aldabonazo lo dio Nissan con el anuncio en la última semana de mayo del cierre de sus instalaciones de la Zona Franca en Barcelona. Pero ya se anuncia que otras plantas establecidas en España tendrán que reducir sus puestos de trabajo a la vista de la atonía de la demanda. Al caer las ventas, cae asimismo la producción y las consecuencias sobre el empleo son directas. Ford en Almussafes, Mercedes en Vitoria e Iveco en Madrid y Valladolid ya tienen sus planes de reducción de plantilla bastante avanzados.

ERE en Ford

En el caso de Ford, este será la primera regulación de empleo en diez años, cuando en 2009 abandonaron la empresa 600 trabajadores. Ahora se plantea la reducción de 350 puestos de trabajo. Tras las reuniones con los representantes sindicales, se ha acordado que esta reducción se haga por la vía de jubilaciones y bajas incentivadas y se ha dado un plazo para aceptar estas condiciones que finaliza el 31 de octubre. Las condiciones pactadas entre empresa y trabajadores son muy buenas, con incentivos que pueden llegar en algunos casos hasta las 42 mensualidades.

En Vitoria se ve con preocupación el descenso de demanda de las furgonetas Mercedes, ya que tienen que reducir su producción en 6.200 unidades. Una circunstancia que podría afectar a una parte de la fábrica, ya que está en peligro la continuidad del tercer turno de la cadena de montaje, que cuenta con 1.100 trabajadores. Fuentes de la empresa reconocen que no tiene mucho sentido continuar con este tercer turno si se baja de las 125.000 furgonetas fabricadas al año y, con este nuevo recorte, la cifra final prevista será de unas 123.500 unidades.

Por otra parte, en Iveco ya han advertido a los representantes de los trabajadores que es posible que se produzca un ERE en los dos centros de Madrid-Barajas y Valladolid. Al parecer, la planta de Madrid está incrementando en junio su producción, con lo que tal vez puedan amortiguarse las consecuencias de la crisis, pero Valladolid tiene el futuro más incierto ya que ha caído la producción en un 10% aproximadamente y se sitúa en los mismos niveles que en los peores años de la anterior crisis, año 2009. De momento se parará la actividad algunas jornadas hacia final de mes y en el horizonte está el peligro de que el trabajo de esta factoría pueda trasladarse a otras instalaciones en Italia, donde también ha bajado la cadencia y podrían absorber sin problemas la producción del centro vallisoletano. Por otro lado, el comité de Nissan en Los Corrales de Buelna (Cantabria) y la dirección de la planta cántabra continúan hablando del futuro de la factoría tras rechazar los trabajadores una bajada salarial del 40% y con el apoyo del Gobierno cántabro, cuyo consejero de Industria, Francisco Martín, reconoce que la negociación es «compleja».

Fuentes de la empresa japonesa han asegurado que en ningún momento de la negociación se ha planteado esa reducción salarial de la que habla el comité de empresa.