El renting de coches, la mejor opción para estrenar coche con los gastos bajo control

Gracias al renting, los particulares pueden ahorrar aproximadamente un 15% respecto a todos los gastos que supone comprar un coche y mantenerlo durante un mínimo de 10 o 12 años
Gracias al renting, los particulares pueden ahorrar aproximadamente un 15% respecto a todos los gastos que supone comprar un coche y mantenerlo durante un mínimo de 10 o 12 añosRenting FindersRenting Finders

Existe, o existía hasta hace no mucho tiempo, una mentalidad en la sociedad española que nos empujaba a la posesión de propiedades. Poco a poco el alquiler de viviendas ha ido creciendo y no solo por las dificultades de muchos para comprar una, también por todas las ventajas que ofrece no tener una hipoteca. Y si hemos dado ese paso en el ámbito de las viviendas, ¿por qué no hacerlo también en el de los coches?

Seguramente la palabra renting te suene pero todavía son muchas las personas que piensan que se trata de una manera de acceder a vehículos exclusiva para profesionales y empresas. Y es cierto que el renting es muy habitual entre las compañías, pero si todavía piensas que tú, como particular, no puedes acceder a las ventajas del renting, te equivocas. El renting, y todas sus ventajas, también están disponibles para particulares.

Con el renting de coches puedes acceder a un vehículo a tu elección por un plazo de tiempo que está en tus manos, normalmente de dos a cinco años. Gracias al renting los particulares pueden ahorrar aproximadamente un 15% respecto a todos los gastos que supone comprar un coche y mantenerlo durante un mínimo de 10 o 12 años. Además tú eliges cuánto pagar por tener un coche. Las cuotas dependen del modelo, su equipamiento y el plazo de contratación, pero si comparas ofertas podrás ver que tienes disponibles vehículos desde unos 200 euros al mes.

Olvídate de imprevistos con el renting

Cuando compras un coche haces un gasto fijo, el del valor del propio coche, que ya se puede ver incrementado si necesitas una financiación para poder afrontarlo. Pero antes de ni siquiera sacarlo del concesionario, ya hay más gastos fijos que tienes que asumir para poder empezar a usarlo: los gastos de matriculación, los del seguro… Y en el horizonte tienes otros gastos que van a estar ahí, como las revisiones.

Pero si todos los gastos de tener un coche en propiedad se resumiesen en la propia compra, matriculación, seguros y revisiones por lo menos podríamos hacer un cálculo exacto de cuánto pagarías realmente al año por poder conducirlo. Pero no es así, porque además de que en cada revisión pueden detectarte distintos problemas, las averías tarde o temprano van a aparecer, y cuantos más años tenga el coche más caras serán, hasta el punto de plantearte si merecerá la pena pagarlas.

La primera gran ventaja del renting de coches pasa por ahí, por la certidumbre y seguridad que aporta. Olvídate de matriculaciones, grandes pagos iniciales o finales, pelearte por una buena financiación, los seguros, mantenimiento, posibles averías… Todos esos gastos, que pueden alterar tu economía familiar y trastocar otros planes, desaparecen por completo con el renting.

Si eliges el renting eliges la seguridad de tener una cuota mensual que es la que es, sin sorpresas ni más gastos añadidos que llenar el tanque de gasolina o el combustible que elijas. Dentro de ese pago mensual tienes incluido todo lo necesario, desde el seguro a los mantenimientos, cambios de neumáticos y posibles averías que surjan. De todo ello se encarga la empresa que te suministra el coche, por lo que si quieres hacer tus cálculos de gastos familiares, sabrás siempre cuánto tendrás que destinar al coche.

Estrena coche cada menos tiempo y accede a nuevas mejoras

Saber cuánto dinero tienes que destinar mes a mes para poder tener un coche siempre a tu disposición es una de las grandes ventajas del renting, pero hay más. Todos sabemos que los coches pierden valor a pasos agigantados e incluso se quedan viejos en equipamiento y tecnología. Si compras un coche en propiedad y lo quieres amortizar mínimamente, si las averías lo permiten, lo tendrás que tener al menos 10-12 años, tiempo en el que llegarán mejoras, tanto de seguridad como de rendimiento y tecnología, que no podrás disfrutar.

Se trata de un problema que no existe con el renting. Con esta vía de acceso a vehículos tú eliges durante cuánto tiempo quieres tener el coche contigo, con plazos que habitualmente van de dos a cinco años, en función de tus necesidades. Eso significa que en un plazo mucho más corto que si te compras un coche, podrás disfrutar de nuevos modelos, con todos los avances en equipamiento, seguridad y demás características. Por no hablar de que si cambias de parecer respecto al coche que tienes, tras finalizar el contrato serás totalmente libre de elegir marca, modelo y equipamiento.

Para aquellos que han sufrido largos arrepentimientos por haber fallado en la elección de ciertos aspectos de tu coche o el ver cómo otros disfrutan de unas mejoras y avances que con un coche en propiedad tendrían que ver de lejos, el renting es una solución. Si optas por el renting para hacerte con un coche, cada dos años podrás volver a mirar escaparates y decidir libremente cuál será tu próximo compañero de viajes.

Y recuerda que a las ventajas que ofrece el renting de coches para cualquier persona se suman las que aporta a autónomos y negocios. Si el vehículo lo vas a usar para tu actividad profesional, podrás desgravar las cuotas del renting como cualquier otro gasto en tu declaración, además de poder deducirte el IVA. Además, contar con modelos actualizados e incluso rotulados con tu marca, siempre transmite una imagen de profesionalidad.