Skoda Octavia, el placer de las grandes berlinas

Dos carrocerías, todas las motorizaciones posibles y etiquetas Eco y Cero en el modelo con más historia de la marca checa. Su precio arranca en 19.500 euros

La casa checa es una de las grandes del automovilismo europeo y lo demuestra con modelos como el Octavia, que no tiene nada que envidiar a los productos de las marcas más acreditadas. Integrada en el grupo Volkswagen, Skoda tiene acceso a todas las tecnologías de vanguardia y el resultado es un automóvil con todos los avances de última generación, una terminación impecable, pero con un precio muy competitivo frente a su competencia.

Han pasado 60 años desde que salió al mercado en primer Octavia que, por supuesto, nada tiene que ver con el actual. Aunque cuando nos encontramos con uno de ellos seguimos apreciando la belleza de las líneas de entonces, su elegancia y su robustez mecánica, virtudes que permanecen en sus herederos. Los primeros Octavia son hoy en día piezas de colección que acreditan la tradición y el buen hacer de la casa checa, a pesar de que los momentos políticos que sufría el país no eran los más adecuados para la creatividad.

Afortunadamente las cosas han cambiado y en la actualidad Skoda es una marca que el año pasado vendió en todo el mundo casi millón y cuarto de vehículos, con una facturación cercana a los veinte mil millones de euros y unos beneficios de 1.660 millones. Este año no ha sido inmune a la crisis. En el primer trimestre sus ventas han disminuido un 25%, pero aun así ha conseguido 307 millones de beneficios.

Tras haber vendido más de siete millones de unidades, llega la cuarta generación de esta berlina que es la más vendida en España en su categoría y que representa la cuarta parte de las matriculaciones de la marca en nuestro país. Presenta un diseño muy renovado en el que destaca una nueva parrilla frontal que se completa con los faros de última generación y las llantas de 19 pulgadas. Ofrece a sus clientes dos carrocerías: Berlina y Combi, esta última es lo que comúnmente se conoce como familiar. La berlina, amplia y cómoda, presenta una línea descendente en su parte trasera para parecerse a un coupé, pero manteniendo una gran habitabilidad interior. La Combi es uno de los diseños más acertados del mercado en este tipo de coches, ya que conserva la elegancia de líneas de la berlina combinándola con una gran habitabilidad interior, sobre todo en el maletero, al que se accede por un gran portón trasero. La demanda se reparte a partes iguales entre las dos carrocerías. En ambos casos, el espacio para equipajes es enorme: de 600 a 1.555 litros en la berlina y de 640 a 1.700 litros en el Combi. Y otra ventaja de la marca para ciertos clientes es la bola de remolque retráctil, que se esconde cuando no la utilizamos.

La imagen externa de una gran berlina, que mide 4,68 de largo por 1,82 de ancho, se confirma cuando pasamos al interior, totalmente remodelado y donde los materiales han sido especialmente cuidados, así como el diseño, moderno y elegante. Todo el gobierno del coche y los elementos de conexión e infoentretenimiento se controlan a través de una pantalla de 10 pulgadas. Como hemos apuntado al principio, Skoda se beneficia de toda la tecnología del grupo VAG en apartados como la conectividad, en donde disfrutamos de reconocimiento de voz, las ayudas del asistente personal, en este caso se llama Laura, y las conexiones telefónicas. Por lo que respecta a las ayudas a la conducción, Octavia cuenta con todas las habituales en las grandes marcas, como avisos de cambio de carril, de ángulo muerto, de aparcamiento, de atascos, de choque frontal, control de crucero…. A destacar que, por primera vez en la marca, los datos de conducción, como la velocidad a la que circulamos, salen reflejados en el cristal para poder mantener así toda la atención en la carretera.

Por lo que se refiere a las motorizaciones, la oferta del Octavia es casi inagotable. Hay alternativas para todos los gustos y todas las etiquetas. Vamos a tratar de resumirlas. En diésel, el motor 2,0 TDi ofrece 115, 150 0 200 caballos, en este último caso con cambio DSG. En gasolina, el 3 cilindros de 1,0 litros da 110cv. y en 1,5 TSi llega a los 150cv. El motor 2,0 TSi puede rendir 190 o 245 caballos. Los e-Tec llevan los motores de 1,0 de 100cv o el 1,5 TSi de 150cv. con hibridación y etiqueta Eco. También se utiliza la opción de GNC, con gas natural comprimido con motor 1,5 y 130cv. y cambio manual o automático DSG. Y el IV, hibrido enchufable con motor eléctrico, utiliza el 1,4 TSi con potencias entre 205 y 245 caballos. Hay por el momento tres niveles de acabados, Active, Ambition y Style, a los que se añadirán en septiembre otros tres: Sport, Scout y RS. La lista de precios, según la versión elegida, se sitúa entre los 19.500 y 27.200 euros.

Sin duda, este Skoda es la alternativa mejor para volver a disfrutar del espacio, la comodidad y el placer de conducir una gran berlina, con todo el lujo que ello implica y la sensación de estar más cerca de la carretera y con más dominio del coche que los SUV que están ahora tan de moda. Y en esta línea, el Octavia no tiene nada que envidiar a cualquiera de las otras berlinas del mercado que sólo justifican su mayor precio por una mal entendida imagen de marca.