Los transportistas aplauden la sentencia contra el “Madrid central” de Carmena

Dicen que será un respiro para los repartidores de mercancías en el centro de Madrid

El colectivo de profesionales del transporte y reparto de mercancías han aplaudido la sentencia del Tribunal Superior de Justicia de Madrid que, a instancias de un recurso del Partido Popular, declara nula parte de la nueva Ordenanza de Movilidad aprobada por el anterior equipo de gobierno de izquierdas presidido por Manuela Carmena, que estableció la nueva zona de bajas emisiones denominada “Madrid Central”.

Para Fenadismer, la asociación que reúne a los transportistas, una vez la sentencia sea firme, “supondrá un verdadero respiro para los miles de transportistas que diariamente reparten en el centro de la ciudad, a los que se les había expulsado por carecer su vehículo de distintivo ambiental o bien se les había restringido su horario de actividad, obligándoles a inversiones inasumibles en la renovación de su flota”.

Como se recordará, tras la entrada en vigor el pasado mes de enero de la nueva regulación de acceso a Madrid Central, uno de los sectores profesionales más afectados fue el de los transportistas de mercancías, ya que desde dicha fecha todos los vehículos de reparto y distribución de mercancías de menor tonelaje sin distintivo ambiental se les prohibió acceder al centro de Madrid, lo que supuso en la práctica impedir que más de 8.000 furgonetas y pequeños camiones pudieran continuar prestando sus servicios.

Al resto de los vehículos de transporte de mercancías que se les permitió seguir trabajando, unos 30.000 pequeños camiones, en la práctica se les restringió tanto el horario establecido para realizar las labores de carga y descarga que en la práctica no les han permitido desarrollar su actividad con normalidad.

Los transportistas, que califican de “política irracional de acoso a los vehículos de transporte de mercancías”, confiaban en un ambicioso plan de ayudas a la renovación del parque de vehículos profesionales, dotado con más de 10 millones de euros. “Sin embargo a fecha de hoy y pese a haber transcurrido más de siete meses desde su anuncio, no hay rastro alguno de las ayudas, con el consiguiente enojo y malestar por el colectivo de transportistas afectados”, indica un comunicado de esta asociación.

Por ello, la anulación parcial de la Ordenanza de Movilidad por parte del Tribunal Superior de Justicia de Madrid, ha sido recibida con enorme satisfacción por los transportistas madrileños, que una vez sea firme previsiblemente en las próximas semanas supondrá un alivio para un colectivo que asistía con enorme preocupación a la necesidad de tener que hacer fuertes inversiones inasumibles para renovar toda su flota de vehículos sin ningún tipo de apoyo económico y especialmente en los actuales momentos de dificultad económica por la crisis sanitaria que vive nuestro país.