“El mercado de automóviles no se recuperará hasta 2022”

Eduardo Divar, director general de Kia Motors Iberia, afirma que en el mes de septiembre no crecerán las ventas como lo hicieron en estos tres últimos meses

El mercado de automóviles nuevos en España no se recuperará hasta, por lo menos, el año 2022, según las previsiones del director general de la marca Kia en nuestro país, Eduardo Divar. Estima que en el año próximo las ventas crecerán hasta acercarse al millón de unidades, es decir, aún por debajo del nivel de matriculaciones registrado en el pasado ejercicio.

Las ventas de vehículos nuevos han tenido en estos tres últimos meses un crecimiento poco usual en su opinión, quizás por la demanda embalsada de las semanas de confinamiento. Pero estas cifras de crecimiento no se van a reproducir en el actual mes de septiembre que, según las cifras de las dos primeras semanas, está teniendo un comportamiento con incrementos en la demanda de los compradores particulares pero descensos en las ventas a empresas y alquiladores. Por ello, el conjunto del mes arrojará signo negativo.

En su opinión, el mercado va a sufrir asimismo en los tres últimos meses del año debido a la depresión económica que sufre el país. Pero este efecto se verá amortiguado gracias a las ayudas a la compra de coches nuevos que están en vigor. A este respecto, es necesario que todas las comunidades autónomas activen los protocolos del Plan Moves para coches eléctricos, cosa que no han hecho más de la mitad de las administraciones. Podría darse la circunstancia de que haya zonas de España en donde no se cubra el presupuesto de las ayudas mientras que en Madrid se agotan rápidamente los fondos. Divar comentó el incremento de demanda que están teniendo los coches electrificados. Mientras los eléctricos puros crecen del orden de un 10%, los híbridos enchufables están doblando las ventas respecto a las cifras del año pasado.

Respecto a su marca Kia, líder del mercado de particulares en España durante el pasado mes de agosto, espera que las ventas se sitúen al final del año en unos 45.000 coches, lo que supone unos 15.000 menos que en el ejercicio precedente. Es decir, un descenso en las ventas de un 20% aproximadamente, lo que supone una bajada de la mitad de lo que se espera para el mercado total español, que se estima se reducirá en un 40%.