Peugeot Metropolis 400i: equilibrio Premium

La marca francesa ha dado un paso definitivo en ese, cada vez más peculiar, sector de las motos de tres ruedas. Su nuevo modelo es un mega-scooter Premium en todos los aspectos

Fueron los italianos los que, un buen día, lanzaron una moto con dos ruedas delanteras y una trasera. Además, tras una atenta lectura de las normativas sobre este tipo de vehículos, y no sin algunas modificaciones, consiguieron que un scooter se catalogara como un triciclo y, por tanto, como un vehículo exento de permiso de conducción. Inundaron toda Italia. Luego le tocó a Paris, y poco más tarde toda Francia aceptó ir en una moto de tres ruedas que se impuso por su rareza, efectividad y seguridad. Había nacido el mundo de las “3 ruedas” La división moto de Peugeot, ante esa invasión italiana de motos de tres ruedas que contaban con amplia aceptación por parte del mercado, no se lo pensó dos veces.

Hoy, su modelo Metropolis 400i, aporta nuevas soluciones tecnológicas con un motor adaptado Euro5, una más que completa conectividad, un atractivo y elegante diseño, así como también unas prestaciones dinámicas y efectividad prestacional, tanto en ciudad como en carretera, la hace merecedora de alcanzar el siempre anhelado sello de “Mega Scooter Premium”

En la nueva Metrópolis, se ha cuidado y mucho su diseño exterior; tanto que, por ejemplo: el frontal en el que se alojan los dos faros, intermitentes, luces de posición y pantalla regulable, inequívocamente recuerda cualquier frontal de la actual gama de automóviles de esta marca. Como auténtica “mega-scooter” GT, la envergadura de su carrocería no pasa desapercibida, así como tampoco su suelo plano (en el que encontramos un pedal del freno trasero que no utilizaremos, pero que está) o su gran y cómodo asiento que puede acoger sin problemas al piloto y un pasajero. Bajo este confortable asiento, dispondremos de un amplio espacio para almacenar, como poco, un casco jet y otros objetos, mientras que el casco integral lo podremos guardar en el maletero trasero que, a su vez, también forma parte de su carrocería. Frente al conductor, encontramos un completo cuadro de instrumentos con velocímetro, cuenta revoluciones y pantalla central a la que podremos conectarnos por medio de una App y utilizar múltiples funciones desde nuestro Smart-Phone.

En el manillar, con una anchura muy cómoda tanto para moverse por recorridos urbanos como por carretera, encontramos el resto de mandos, entre los que destacan los botones para el bloqueo y desbloqueo de la dirección, una función que nos permitirá bloquear el tren delantero y así seguir con los pies sobre la moto. Una vez utilicemos el acelerador, el tren delantero se desbloqueará automáticamente, una medida de seguridad que se agradece.

Su conducción es ágil gracias a la potencia de su motor mono-cilíndrico de 399 cc que, además, dispone de una respuesta sin demoras, pese a los casi trescientos kilos que pesa la moto. Una vez en movimiento, nos movemos como en una moto convencional, aunque, esos sí, el tren delantero dispone de unos topes que controlan el equilibrio de inclinación en curva, una particularidad que te invita a buscar ese límite por la seguridad que aporta. En recorridos urbanos impresiona su ligereza, su facilidad de maniobrar sin problemas entre el denso tránsito. En recorridos por carretera, tanto en autovía como en tramos virados, la nueva Metropolis se comporta como una moto convencional, pero con la seguridad de que tanto en seco como en mojado, las dos ruedas delanteras ofrecen un mayor nivel de equilibrio dinámico.

En suma, Peugeot ofrece un producto Mega Scooter GT, orientado a los que no tienen carné de moto, ni quieren tenerlo, pero que precisan de movilidad, seguridad, prestaciones y exclusividad.