Mercedes EQV: ocho plazas y eléctrico

Este monovolumen de pasajeros cuenta con una autonomía de hasta 350 kilómetros, dos tamaños de carrocería y hasta mil litros de capacidad de carga en el maletero

Se estaba haciendo esperar, sobre todo, por parte del sector de los profesionales. Un monovolumen de pasajeros que pudiera pasar hasta el centro de las grandes ciudades sin dificultad. Mercedes da respuesta a esta necesidad introduciendo una motorización cien por cien eléctrica en su carrocería de la serie V. El EQV asegura versatilidad y gran autonomía. Un producto ideal tanto para profesionales como para familias numerosas. Su precio se inicia en 79.000 euros.

Su campo de actuación preferido es el entorno urbano, donde será especialmente útil para empresas de transportes, hoteles, taxis, así como grupos de varios miembros o familias. Su motor eléctrico, que desarrolla una potencia de 204 caballos, es capaz de impulsar al vehículo hasta una velocidad máxima de 160 por hora. Y en el tráfico urbano se comporta con toda la agilidad y la aceleración de los coches eléctricos, cuyo par es envidiable. En medio de las calles no tienes la sensación de llevar un coche de más de cinco metros, ya que las reacciones y la comodidad son similares a las de las mejores berlinas.

No es extraño ya que Mercedes ha cuidado especialmente la confortabilidad interior. Es difícil encontrar limitaciones de espacio en este modelo que se comercializa en dos carrocerías diferentes, de 5,14 y 5,37 metros de largo. Se diferencia de sus hermanos de motores térmicos por ser dos centímetros más alto para poder albergar las baterías en la parte más baja. El interior cuenta con tres filas de asientos que pueden quitarse, girarse, reclinarse… todo lo necesario para pasar de un pequeño autobús a un salón de lujo en un par de minutos. La capacidad de carga puede llegar a los mil litros.

El equipamiento de sistemas de ayuda a la conducción es muy completo, con avisos de cambio de carril, de ángulo muerto, de colisión… lo habitual en los niveles de la marca de la estrella. El conductor puede elegir entre cuatro tipos de conducción. El más habitual es el Confort, pero se puede pasar a Sport si buscas una conducción más rápida, o a Económico o Económico+ si necesitamos ahorro de energía. Mercedes ofrece una garantía de 8 años o 160.000 kilómetros.

Como hemos señalado, la marca asegura una autonomía de 350 kilómetros y para la recarga tiene un convenio con Iberdrola que, por una tarifa fija, de 1.500 euros para particulares y 1.900 para profesionales que necesiten cargar varias unidades a la vez, realiza toda la instalación necesaria, aunque sea muy complicada. Los tiempos de recarga son de unos 45 minutos en un cargador profesional o de 10 horas en una instalación con “wallbox”. Su precio de 79.000 euros puede también tener la alternativa de una cuota de 650 euros mensuales con un pacto de recompra. Una cantidad no exagerada cuando se hacen bien las cuentas del ahorro en combustible. Como promoción para animar a quienes tienen dudas sobre la utilidad de un vehículo eléctrico de estas características, Mercedes ofrece ayudas similares a las que da el Plan Moves y además ofrece poder cambiar durante treinta días el coche por uno con motor térmico por si alguien se plantea un viaje a lugares donde no abunden los cargadores.