“La iniciativa de recarga en España es privada y su despliegue sería más rápido sin tantos problemas administrativos”

Luis Antonio Ruiz, presidente CEO de Jaguar-Land Rover España, está inmerso en una ofensiva en las dos marcas del grupo que trata de acelerar la electrificación de toda la gama de modelos

El proceso de electrificación en el que se encuentran las marcas Jaguar y Land Rover es vital para reducir las emisiones y cumplir con la exigente normativa de la Unión Europea y eludir así las cuantiosas multas por rebasar los límites medios por marca. Esta es la visión del presidente y CEO de Jaguar-Land Rover España.

¿Cuál es su análisis del mercado de los vehículos eléctricos?

El mercado de los eléctricos se duplicará o triplicará en 2021, aunque su penetración en el mercado general del automóvil es muy baja. El vehículo eléctrico en España supone en torno a un 2,1% del, con el Renault ZOE como líder, ya seguido por el nuevo Peugeot 208, que ha entrado con mucha fuerza. Como ejemplo comparativo, en Portugal, la penetración del vehículo eléctrico es del 5,8% y allí el líder es el Tesla Model 3, seguido por el Nissan Leaf y el Jaguar I-PACE.

Se espera un gran crecimiento en los próximos meses, no sólo por la ayuda del MOVES II, sino también por la presión de las multas de la UE. Por el momento no se ve gran efecto del plan Moves 2020, puesto que no todas las CCAA han publicado las bases y, curiosamente, el segmento de particulares es el que más crece, ya con un 45% de las ventas

¿Cuál es la situación actual?

Siete meses de 2020 han bastado para mejorar las ventas de 2018, a pesar del período de confinamiento, de modo que el acumulado hasta septiembre suma 9.919 unidades, a punto de superar las 10.050 unidades vendidas en todo 2019.

Este volumen supone el 2,1% del mercado, aunque en agosto ha descendido al 1,8%. Por otra parte, el 75% de las matriculaciones de eléctricos e híbridos enchufables siguen siendo en Cataluña y la Comunidad de Madrid.

¿Son creíbles las previsiones del Gobierno en materia de infraestructura de recarga?

La voluntad del Gobierno allana el problema de la falta de infraestructuras de recarga, pero no creo que se llegue a los 250.000 puntos que anuncia para 2040, desde los 13.500 que habrá en el país al finalizar este año.

La iniciativa de recarga en España es privada y su despliegue sería más rápido si no hubiera tantos problemas administrativos, especialmente municipales. La declaración de interés público de los cargadores rápidos en vía pública puede ayudar a acelerar los trámites administrativos.

La instalación de puntos de recarga públicos es más lenta que en el resto de Europa. La Agencia Internacional de la Energía prevé un ritmo de instalación de puntos de recarga más lento del necesario para poder dejar de vender motores de combustión en 2040.

En este momento el total de cargadores es de 11.740, de los que 6.154 son de carga pública y de los cuales funcionan, al menos con 7kw, 3.600. En los de carga pública, el 24% son puntos de carga moderada/rápida (más de 22kw) y sólo el 9% son de carga rápida (más de 40kw).