PSA suprime uno de sus turnos en la planta de Rennes ante la caída de ventas

Se trata de la fábrica donde se ensamblan el Peugeot 5008 y el Citroen C5 Aircross. Trabajan 2.200 personas

PSA suprimirá a partir del día 16 uno de los tres turnos de su planta francesa de Rennes para hacer frente a la caída de las ventas con las nuevas medidas restrictivas en Europa por la pandemia de coronavirus, lo que afectará a unos 500 trabajadores.

Una portavoz del grupo automovilístico francés explicó este lunes a Efe que se suspenderá el turno de noche y que desde el punto de vista laboral el ajuste se hará, sobre todo, mediante la no renovación de contratos de interinos. También se recurrirá, aunque en menor medida, al dispositivo de paro parcial (equivalente a los ERTE).

Otro portavoz indicó que se trata de aplicar "un principio de precaución" teniendo en cuenta que se espera este año una caída del 25 % de las ventas de vehículos en Europa.

En la fábrica de Rennes, donde se ensamblan el Peugeot 5008 y el Citroen C5 Aircross, trabajan unas 2.200 personas. En el primer confinamiento de primavera, las instalaciones se cerraron completamente.

PSA insiste en que las decisiones de reducción de producción se toman en cada centro, no de forma centralizada, y en función de la evolución de las ventas de cada modelo.

Luc Chatel, representante de la industria del automóvil en Francia, recordó este lunes en una entrevista a la emisora France Info que las empresa estiman que hay unos 60.000 empleos en riesgo por la crisis, de uno total de 400.000.

En una reunión del sector con varios ministros el pasado viernes, las empresas advirtieron de que si las fuertes caídas de encargos que están percibiendo en Francia por el nuevo confinamiento perduran, podrían verse abocadas al cierre completo de algunas plantas antes de Navidad.

De acuerdo con algunos concesionarios, en los primeros días de noviembre los encargos en el país se han hundido entre el 70 y el 90 % si se compara con la situación hace un año.