Mazda pierde 747 millones en su primer semestre fiscal tras reducir sus ingresos un 35%

Entre abril y septiembre la marca japonesa redujo sus ingresos un 34,6%, hasta 8.971 millones de euros

Tingshu WangREUTERS

La firma automovilística Mazda contabilizó unas pérdidas netas atribuidas de 93.028 millones de yenes (unos 747 millones de euros al cambio actual) durante su primer semestre fiscal (terminado en septiembre), en comparación con los 16.617 millones de yenes (133 millones de euros) que ganó en el mismo periodo de 2019.

Tal como ha explicado la compañía, estos resultados muestran el impacto de la crisis provocada por la pandemia del coronavirus, que obligó a Mazda a cerrar sus fábricas durante semanas para evitar una expansión mayor de la enfermedad.

Así, entre abril y septiembre la marca japonesa redujo sus ingresos un 34,6%, hasta 1,11 billones de yenes (8.971 millones de euros), tras vender unos 578.000 vehículos en todo el mundo, un 20,8% menos, cayendo en todos los mercados menos en China.

De esta manera, Mazda contabilizó unas pérdidas operativas de 52.863 millones de yenes (425 millones de euros), lejos del beneficio operativo de 25.811 millones de yenes (297,5 millones de euros) cosechado en su primer semestre de 2019.

De cara a cierre de su año fiscal, que termina en marzo de 2021, Mazda espera unas pérdidas netas de 90.000 millones de yenes (723 millones de euros), por debajo de los 12.131 millones de yenes (97,5 millones de euros) que ganó en el ejercicio anterior.

La firma con sede en Hiroshima prevé reducir su facturación un 16,9% al cierre del ejercicio fiscal 2020-2021 completo, hasta 2,85 billones de yenes (22.914 millones de euros).

Con estas cifras, las pérdidas operativas de la empresa se situarán en los 40.000 millones de yenes (321 millones de euros), a pesar de que el año pasado esta cifra fue de 43.603 millones de yenes (350 millones de euros) en positivo.