Madrid no aplicará nuevos impuestos a las emisiones de coches

La Consejera de Medio Ambiente de la CAM se distancia de Cataluña y Valencia, que sí han establecido nuevas cargas a los conductores

Jesús Hellín Europa Press

La Comunidad de Madrid no va a poner nuevos impuestos a las emisiones de CO2 de los automóviles, a diferencia de otras como Cataluña o Valencia. La consejera de Medio Ambiente, Ordenación del Territorio y Sostenibilidad de la Comunidad de Madrid, Paloma Martín, cree que es más aconsejable incentivar las conductas beneficiosas para el entorno. “En la Comunidad no somos partidarios de penalizar conductas gravándolas fiscalmente. Es más efectivo acudir a otras fórmulas como incentivos o exenciones fiscales”.

Tras declarar que “el Gobierno regional no sólo no establece nuevos impuestos si no que trabaja para bajarlos siempre que se pueda”, la Consejera se muestra partidaria de la eliminación del Impuesto de Matriculación y de poner en marcha un programa, dotado con tres millones de euros, para incentivar la movilidad sostenible.

Mientras que en el caso de Cataluña se implementará esta tasa a todos los turismos y motocicletas que superen los 95 gramos de CO2 y las furgonetas que excedan los 140 gramos, en el de Valencia tendrá el mismo esquema impositivo, pero lo aplicará dos años más tarde, según la publicación Tribuna de Automoción que recoge las declaraciones de la consejera de Agricultura, Desarrollo Rural, Emergencia Climática y Transición Ecológica, Mireia Mollà.

En contraste con esta política que incrementan los impuestos a los conductores, la Comunidad de Madrid se inclina por un programa que establece incentivos de 1.250 euros canjeables por minutos o kilómetros de “carsharing” o “motosharing” eléctricos para aquellos residentes en la comunidad que achatarren un turismo con más de 10 años. Asimismo fija subvenciones de 150, 600 o 700 euros para quienes compran un patinete o una bicicleta eléctrica.

Para la consejera madrileña, el objetivo debe ser “fomentar la movilidad sostenible, impulsar la fabricación y la comercialización de vehículos eléctricos y también del sector de los servicios de “carsharing y motosharing” y mejorar la calidad del aire de nuestra región y hacer frente al cambio climático”. Unas metas que seguirán vigentes más allá de 2020.