Yaris GR: sólo para los más entendidos

Toda la experiencia de Toyota en el mundial de rallyes se ha aplicado a un exclusivo coche de carreras para andar por la calle

TOYOTA YARIS GRMARIO GOMEZTOYOTA

Pocas veces tenemos los periodistas la oportunidad de conducir un coche verdaderamente excepcional. Sin duda, una de ellas ha sido el Yaris GR. Un automóvil concebido y fabricado con unos criterios diferentes al resto y que, nos atrevemos a decir, será la última oportunidad que podamos disfrutar de algo semejante. Toyota ha realizado el camino para construir un automóvil en el sentido contrario al resto de los fabricantes. Normalmente, de un coche de serie se desarrolla una versión para la competición. Con el Yaris GR se ha creado un coche de carreras partiendo de cero y basándose en la experiencia de los pilotos e ingenieros que trabajan en el mundial de rallyes. Y se pone a la venta un automóvil de competición disfrazado de inofensivo utilitario por un precio a partir de 32.900 euros que puede considerarse como muy ajustado en relación a lo que ofrece. Estamos ante una pieza de colección. Pero abstenerse conductores no expertos. Este es un coche de pura raza.

TOYOTA YARIS GRMARIO GOMEZToyota

Porque Yaris GR será el próximo vehículo que presentará la marca japonesa en el WRC a través de su equipo Gazoo Racing y necesita fabricar 25.000 unidades para las homologaciones de la FIA. Por ello estamos ante una oportunidad única de adquirir un coche muy excepcional. Como lo fueron en su momento, por ejemplo, el Lancia Delta “Deltona”, el MG Mini Metro o el Renault 5 MaxiTurbo. Y a lo mejor es la última, ya que las limitaciones de emisiones de la UE imposibilitan a los fabricantes a hacer ejercicios como este, que supera por mucho de los límites impuestos. Toyota puede hacerlo porque compensa la media con el resto de la gama que tiene niveles de CO2 muy bajos y porque tiene un presidente, Akio Toyoda, que se ha involucrado personalmente en el proyecto.

Toyota ya tiene larga tradición en el campo de los deportivos con los Celica, los Corolla y más recientemente, los Supra y 86. Pero el Yaris GR los supera en prestaciones y eficacia a pesar de que, por su diseño funcional y su aspecto exterior de berlina corta, pueda pasar desapercibido en el tráfico diario. Un tres puertas de diseño moderno y agradable, con un buen maletero y una confortable habitabilidad interior. Los más observadores se darán cuenta que es más aerodinámico y bajo que el Yaris de serie.

Pero es muy distinto al resto cuando analizamos algunos detalles, por ejemplo, su ligereza, ya que da en la báscula menos de mil trescientos kilos. Ello se ha conseguido con la utilización de aluminio en capots y puertas, o el empleo polímero reforzado con fibra de carbono en el techo y las aletas, tan delgadas que casi se hunden ante la presión de la mano. Otro detalle: la bandeja del maletero es de tela para aligerar y bajo el maletero sólo encontramos la batería. Pero a la vez posee una gran rigidez ya que se ha desarrollado sobre una nueva plataforma específica.

Por lo que se refiere a la mecánica, este Yaris GR monta el motor de tres cilindros más potente del mundo. Un 1,6 litros con turbocompresor, “intercooler” e inyección indirecta que desarrolla una potencia de 261 caballos que, combinados con el peso de 1.280 kilos, dan una relación peso/potencia de 4,9 kilos por caballos. Algo muy difícil de igualar. Gracias a ello se consiguen prestaciones espectaculares, como una aceleración de 0 a 100 en 5,5 segundos y una velocidad máxima autolimitada a 230 por hora.

Todo ello se complementa con una rapidísima caja de cambio de seis marchas y tracción a las cuatro ruedas con diferencial central multidisco que reparte la fuerza entre los dos ejes. Dispone de tres modos de conducción: normal, sport y track. En el primero, el reparto es de 60 delante y 40 detrás, en el deportivo pasa a ser 30/70 y en el último, para conducción sobre tierra, reparte la mitad a cada eje.

Las sensaciones al volante son las mismas que se pueden tener en un coche de carreras, pero con mayor comodidad interior. Al apretar el botón de arranque, el sonido envuelve a todo el habitáculo. La pantalla central nos pide un imposible: “respete los límites de velocidad”. Porque desde la primera velocidad hasta la sexta, resulta difícil llevarlo por debajo de 5.000 vueltas, cuando el límite está en las 7.000. A pesar de que su elasticidad es impresionante a partir de 3.000. La conducción es apasionante en las zonas de curvas ya que, incluso en las enlazadas en sentido contrario, cuando parece que va a derrapar del tren trasero, la tracción total hace que el chasis se pegue al asfalto. Y todo ayudado por una frenada eficacísima gracias a las pinzas de cuatro pistones en los discos delanteros y de dos pistones en los posteriores. La consecuencia es un paso por curva rapidísimo sin que el cuerpo se mueva por la estupenda sujeción de los asientos con gran apoyo lumbar.

El Yaris GR, que ya está disponible y se han vendido los cien primeros ejemplares por la web antes de su comercialización, tiene un precio de 32.900 euros. Una tarifa ajustada si la comparamos con la sofisticación y exclusividad del modelo, equipado con llantas BBS de 18 pulgadas y todos los sistemas de seguridad y ayudas a la conducción habituales en los mejores Toyota. Y hay un extra, denominado “circuit pack”, con suspensiones especiales, que incrementa su precio en 5.000 euros. O también se puede pagar con un sistema de financiación con entrada de 12.855 euros y cuotas mensuales de 250 y 295 euros respectivamente, y con valor de recompra garantizado de 11.900 euros.