Vuelve el Renault 5

La marca francesa ha presentado un prototipo que será cien por cien eléctrico. Podría llegar al mercado en 2022

Luca de Meo, presidente del grupo Renault, ha presentado hoy las líneas maestras que seguirá el constructor de automóviles en los próximos años. Se convertirá en una marca de tecnología, servicios y energía limpia y antes de 2025 lanzará 14 nuevos vehículos: 7 serán totalmente eléctricos y los otros 7 formarán parte de los segmentos C/D. Todos los nuevos modelos contarán con una versión eléctrica o híbrida.

El fabricante ha expuesto todos los cambios que se realizarán en la compañía, pero también ha sorprendido la presentación de un prototipo que está muy cerca de convertirse en realidad: la vuelta del Renault R5.

Este modelo mítico regresará al mercado, esta vez, con propulsión cien por cien eléctrica. “El diseño del prototipo de Renault se basa en el R5, modelo de culto que forma parte de nuestro patrimonio. Este prototipo representa simplemente la modernidad; se trata de un vehículo instalado en su tiempo: urbano, eléctrico y atractivo”, afirmó Gilles Vidal, director de diseño de Renault. El R5 es reconocible desde el primer momento, pero el tratamiento moderno de las líneas y superficies con detalles futuristas (luces, parte frontal…) lo convierte, sin duda alguna, en un producto absolutamente contemporáneo. Los elementos estilísticos, adaptados a partir del diseño del R5 original y modernizados, esconden funciones realmente sofisticadas: la entrada de aire del capó oculta la trampilla de recarga; las luces traseras incluyen deflectores aerodinámicos, y los faros antiniebla del paragolpes son luces de día.

Incluso existe un guiño al “5” original en la rejilla lateral, las ruedas y el logotipo trasero. La parte delantera y el techo en tela, procedentes del mundo del mueble, están concebidos para aportar un toque de llenos de charme a la francesa, otro guiño a su carácter desenfadado que toca la fibra nostálgica. Los logos delantero y trasero se iluminan para dar más vida al coche. La bandera francesa presente en los espejos retrovisores pone de relieve su origen francés; las luces de los reposacabezas y las informaciones que aparecen en la pequeña pantalla del cuadro de instrumentos, invitan a subirse a bordo y salir de viaje.