Sociedad

La peligrosa silla de coche para bebés que debes devolver por su “alto riesgo de lesiones”

El fabricante va a proceder a la retirada del mercado del producto afectado, destinado a niños y niñas de entre 0 y 18 meses

La silla está destinada a niños y niñas de entre 40 y 78 centímetros de altura, desde el nacimiento hasta aproximadamente el año y medio de edad
La silla está destinada a niños y niñas de entre 40 y 78 centímetros de altura, desde el nacimiento hasta aproximadamente el año y medio de edad

La Organización de Consumidores y Usuarios (OCU) ha detectado un grave fallo en el sistema de anclaje isofix de una silla del fabricante Chicco. Durante las pruebas de impacto que evalúan la seguridad de estos elementos de seguridad, el organismo ha comprobado que la silla se desprende de la base y sale proyectada, lo que supone “un alto riesgo de lesiones para el niño”.

El modelo afectado es el Kiros isize isofix de la conocida marca de productos infantiles Chicco. Se trata de un modelo que ha salido recientemente al mercado y del que apenas se han vendido 20 unidades en nuestro país . La silla está destinada a niños y niñas de entre 40 y 78 centímetros de altura, desde el nacimiento hasta aproximadamente el año y medio de edad (18 meses).

La OCU ha enviado al fabricante los resultados de su estudio antes de ser publicado y le ha solicitado que tomara medidas “para prevenir posibles accidentes”. Desde Chicco han confirmado que van a proceder a la retirada del mercado la base de esta silla y a avisar a aquellos clientes que la hayan adquirido.

¿Me devuelven el dinero?

La organización recomienda dejar de utilizar la silla para bebés ante “el elevado riesgo de sufrir lesiones en caso de impacto” e invita a los consumidores a contactar con el fabricante para solicitar la devolución del dinero. No obstante, el estudio demuestra que la silla es segura si se ancla con el cinturón de seguridad en lugar de con la base isofix.

La OCU recuerda que los niños deben utilizar una silla adaptada a su peso y altura para circular con seguridad. Los aparatos pueden ir en el asiento delantero, colocados en el sentido de la marcha, o en el trasero, en sentido contrario.