SEAT León
SEAT LeónSEATSeat

SEAT León: 20 años iluminando el camino

Forma parte del equipamiento de seguridad. El alcance de su luz de cruce ha pasado de 50 a 70 metros

Todos los modelos de SEAT han sorprendido siempre por su elevado nivel técnico y su precio contenido. Es algo que va en el ADN de la marca: tener dentro de su gama coches con aire deportivo y elementos de tecnología procedentes de segmentos mayores y más caros. La seguridad es una cuestión fundamental y cualquier detalle cuenta. Y la iluminación es un aspecto muy importante, un aspecto en el que el SEAT León siempre destacó por encima de los demás dentro de su categoría e incluso fuera de ella. «El León ha sido y es un referente, no solo en SEAT, sino también en el segmento de los compactos. Siempre ha incorporado las fuentes de luz más eficientes y potentes para garantizar la conducción nocturna más segura», explica Magnolia Paredes, responsable de Desarrollo Electrónico y Validación del Departamento de Iluminación de SEAT. Ella cumple 20 años en la compañía, prácticamente los mismos que el León lleva iluminando el camino.

SEAT León iluminación
SEAT León iluminaciónSEATSEAT

Del halógeno al led

La primera generación, con unos potentes faros halógenos, representó un antes y un después. «Fue el primero con tulipa exterior plástica, lo que permitió poder trabajar sin restricciones de forma, jugando con la superficie iluminante. Con el primer León, los faros cobran protagonismo como parte esencial del diseño del coche», asegura Paredes. Pero, además, incorporaba la última tecnología. Por ejemplo, la altura de los antiniebla, que eran de serie, se podía regular a través de un mando para conseguir el mayor alcance posible sin deslumbrar al resto de conductores. En la segunda generación se introdujeron las lámparas de xenón. Esta tecnología ofrecía mayor luminosidad (con 850 lúmenes frente a los 500 de los halógenos), un consumo un 35% inferior y una vida más larga. «Además, su color, más blanco, con una temperatura de color de 4.000 kelvin, permitía reducir la fatiga ocular en los largos desplazamientos nocturnos», mantiene Paredes. También llegaron innovaciones como la conexión automática de las luces, lo que permitió el encendido y apagado en lugares como túneles o aparcamientos. Luego se incorporaron la luz diurna y los pilotos traseros con tecnología LED.

Firma lumínica

La tercera generación fue el primer modelo de su segmento en ofrecer unos faros Full LED para todas sus funciones. Esta tecnología permitió un diseño diferencial, dando lugar a la iluminación con forma triangular, tan característica de SEAT. «El LED supuso un paso de gigante, pero a su vez un gran reto, ya que tuvimos que desarrollar centralitas de control para su funcionamiento», explica la responsable de Desarrollo Electrónico. Además, este modelo ya incluía el cambio automático entre luces cortas y largas para que el conductor se despreocupara de esta función de noche. El actual León es el coche más avanzado tecnológicamente de la marca, también en este aspecto. «Con tecnología LED de mayor eficiencia energética, la cuarta generación representa un gran salto en flujo de luz en carretera, además de tener mayor alcance y anchura que el anterior», asegura Paredes. Cuenta con dos niveles de iluminación, el Eco LED, que ofrece hasta 550 lúmenes de flujo lumínico en carretera en la luz de cruce, con un alcance de 60 metros y el Full LED, con hasta 900 lm y un alcance de 70 m. «Su color, más blanco, permite diferenciar mejor la forma y el color de los objetos, un factor clave en la conducción nocturna», añade.

La rápida reacción del LED permite que, circulando a 120 km/h, el conductor que nos sigue reaccione a la luz de freno 5 metros antes. Pero la seguridad que contempla la iluminación del nuevo León va más allá. La línea luminosa LED interior alrededor del conductor alerta si se circula con una puerta mal cerrada o si al salir del coche se acerca otro por detrás. «Ahora añadiremos más innovaciones como que suba la intensidad conforme el conductor acelere, para hacerlo más consciente de la velocidad, e indique, en el caso de haber bloqueado las puertas traseras, si un niño intenta abrirlas», anuncia la responsable de Desarrollo Electrónico. «El nuevo León es también el primer vehículo de SEAT con bienvenida de los diferentes grupos ópticos», comenta Paredes.