Tocar el claxon más allá de estos tres supuestos podría costarte 200 euros

Tocar el pito para saludar a un conocido, para celebrar un gol de tu equipo, para recriminar una maniobra a otro conductor... o simplemente porque te apetece hacer ruido durante un atasco, está penado con 80 euros de multa

Sobran bocinazos. El ruido del tráfico se encuentra entre los cuatro factores ambientales con mayor impacto en la salud de las personas. De hecho, uno de cada cuatro españoles está expuesto a niveles de ruido superiores al umbral establecido por la Unión Europea, que es de 55 dB durante el día y 50 dB por la noche. Según el Estudio del ruido, elaborado en el año 2019 por la aseguradora DKV (en colaboración con GAES y con ECODES), también es la causa del 80% de la contaminación acústica de las grandes metrópolis. Y aunque a veces pueda que no es así, es un comportamiento que está prohibido y sancionado con multa en la gran mayoría de los casos.

El dolor puede ir acompañado de náuseas, molestias a la luz y el ruido y en una cuarta parte de los que la sufren pueden presentar alteraciones visuales conocidas como «aura migrañosa»
El dolor puede ir acompañado de náuseas, molestias a la luz y el ruido y en una cuarta parte de los que la sufren pueden presentar alteraciones visuales conocidas como «aura migrañosa»

De acuerdo con el artículo 11.7 del Reglamento General de Vehículos, todos los vehículos a motor tienen la obligación de llevar instalado un claxon para alertar -en caso de necesidad- de un peligro a otros conductores y peatones. Pero también se establece la prohibición de utilizarlos sin causa justificada o de forma exagerada... repitiendo una y otra vez este sonido estridente más allá de lo justo y necesario. Las sanciones que podrían imponerse por incumplir este precepto ascenderían a los 80 euros.

Así que... NO, no es aceptable utilizar el claxon para saludar a un conocido, para celebrar un gol de tu equipo, para recriminar una maniobra a otro conductor... o simplemente porque te apetece hacer ruido durante un atasco... que tristemente es una situación que se da demasiado a menudo. Hay muchas personas además que tienen una tendencia especial a hacerlo... de una forma casi inconsciente. Por eso, a todos ellos hay que recordarles cuándo sí y cuando no podemos hacerlo.

Atascos en Madrid en la carretera de circunvalación M30 a primera hora de la mañana el primer día laborable de las nuevas restricciones establecidas en la capital y otros nueve municipios para frenar la expansión del coronavirus
Atascos en Madrid en la carretera de circunvalación M30 a primera hora de la mañana el primer día laborable de las nuevas restricciones establecidas en la capital y otros nueve municipios para frenar la expansión del coronavirus FOTO: Alberto R. Roldán La Razón

¿Cuándo está permitido?

De acuerdo a lo establecido por la Dirección General de Tráfico, solo hay tres supuestos muy concretos para tocar la bocina:

1. Para evitar posibles accidentes

Si te encuentras en una situación donde un aviso a tiempo puede evitar una colisión o un accidente, no dudes en utilizarlo. Esto también aplica en si vas conduciendo por vías estrechas, antes de un paso a nivel o por carreteras con poca visibilidad. En estos casos también es apropiado su uso porque se entiende que puede avisar a otros vehículos de que te estás acercando, lo que hará que circulen con precaución.

2. En un adelantamiento

La Ley tolera que utilices la bocina si tu intención es avisar al conductor que tienes delante de que vas a hacer un adelantamiento y a colocarte enfrente de él. Esta puede ser la mejor opción en el caso de que observes al vehículo de delante haciendo movimientos erráticos.

3. Si tu vehículo hace las veces de servicio de urgencia

Para avisar de tu presencia cuando prestes un servicio reservado a vehículos de urgencias, y por tanto, tengas que circular con prioridad. Deberás usar el claxon de manera intermitente, además de encender las luces de emergencia. Pero cuidado, si utilizas el claxon de manera intermitente sin que haya una urgencia, la multa asciende hasta los 200 euros.

Una señal que pocos conocen

Señal R-319 | Fuente: RACE
Señal R-319 | Fuente: RACE FOTO: La Razón (Custom Credit)

La señal R-319 (tiene dibujada una bocina con la franja roja de prohibición) se suele colocar en aquellos lugares donde la contaminación acústica es especialmente inoportuna. Podemos verla alrededor de hospitales, residencias de enfermos, etc. En estos lugares, tocar el pito no es solo de muy mal gusto, sino que puede llegar a suponer un tormento para las personas ingresadas. Si no obedecemos a esta señal, nos estaríamos enfrentando a una multa de 200 euros... así que es importante que tengamos cuidado.