Levante, el Maserati híbrido que mantiene toda su deportividad

Complementa su motor de gasolina con una media hibridación. Su precio arranca en 92.200 euros

Maserati Levante
Maserati Levante FOTO: Maserati Maserati

La electrificación es un proceso imparable en todas las marcas occidentales, incluso las más deportivas y lujosas. La última en introducir esta tecnología que reduce emisiones y se beneficia de las etiquetas medioambientales es Maserati, que introduce en la carrocería de su lujoso SUV Levante una mecánica con media hibridación, pero que mantiene intacto el espíritu de la marca del tridente, forjado en la competición desde su nacimiento.

Maserati Levante
Maserati Levante FOTO: Maserati Maserati

La marca de Bolonia ya tiene experiencia en hibridación ya que es este su segundo modelo, tras el Ghibli. Dentro de la gama del Levante, este «mild hybrid» viene a sustituir a la versión con motor diésel y encontramos bajo su capot delantero un bloque de gasolina de cuatro cilindros en línea y dos litros de cubicaje al que se le complementa con una batería de 48 voltios. No se trata de un enchufable que pueda circular en modo eléctrico medio centenar o más kilómetros. La batería de este híbrido le sirve para ayudar en arranques, aceleraciones y se recarga en frenadas. Por ello, puede llevar etiqueta ECO, pero no la más apreciada 0.

Sin embargo, es justo decir que esta motorización mejora en comportamiento y prestaciones a la versión diésel que sustituye, gracias a la labor de un turbocompresor y un «booster». Dos elementos que combinados ofrecen al conductor las mismas sensaciones que cuando llevamos uno de los motores con más cilindros. Especialmente en aceleraciones y cuando seleccionamos el modo de conducción Sport. En este caso no podemos decir que el consumo se reduzca, pero sí que la acción combinada de ambos mecanismos proporciona unas prestaciones destacadas. Gracias a sus 330 cv podemos disfrutar de una aceleración de 0 a 100 en sólo seis segundos y una velocidad máxima de 240 por hora. Pero, además es destacable por el comportamiento elástico de su motor, ya que reacciona con fuerza desde unas dos mil vueltas. Podemos, a voluntad, elegir entre altas prestaciones o consumos moderados, que pueden reducirse en cifras cercanas al veinte por ciento, pero siempre manteniendo el carácter de un Maserati.

Todocamino de lujo

En su aspecto, el Levante es un SUV impresionante, con un diseño espectacular que, en su versión híbrida, es fácilmente identificable por una serie de detalles que incorpora en un color azul cobalto dentro de la terminación GT, que es la elegida para este modelo. Las salidas de aire en las aletas delanteras, por ejemplo. Destaca su parrilla frontal con ocho láminas verticales cromadas que enmarcan el tridente de la marca y, en la parte superior, faros led estilizados. El Levante es un todocamino de lujo de tracción delantera y llantas de 19 pulgadas, pero con una altura al suelo que le permite superar cualquier tipo de recorrido fuera del asfalto. Ideal para fincas o monterías. Su enorme maletero, de 580 litros, no se ve apenas mermado por la posición de las baterías, que ocupan la parte inferior del chasis y contribuyen a mejorar el centro de gravedad del vehículo.

La calidad de los materiales en los revestimientos interiores está a la altura de lo que podemos esperar en una marca de alto lujo, así como el equipo de sonido excepcional. O las dos pantallas interiores para el control de las funciones coche y de conexiones externas, además de todos los sistemas de ayuda a la conducción existentes, entre los que destacamos su autoblocante o la suspensión neumática que regula la altura al suelo cuando viajamos a alta velocidad para mejorar la aerodinámica, la comodidad y la estabilidad del conjunto.