La venta de coches de segunda mano se dispara por la crisis del sector

En España se venden más del doble de vehículos VO que nuevos por la crisis de los chips y por la subida de impuestos del Gobierno

Coches usados.
GANVAM
23/04/2021
Coches usados. GANVAM 23/04/2021 FOTO: GANVAM GANVAM

La crisis económica y la falta de suministros que ha desabastecido a los concesionarios de automóviles de automóviles nuevos ha provocado que se haya incrementado en los últimos meses la demanda de coches de segunda mano. Y el exceso de demanda ha provocado, lógicamente, un incremento en los precios del mercado de VO, que ha visto como el año pasado los precios de los coches usados creció en un 11,4%. El precio medio del vehículo de ocasión se sitúa actualmente en 17.410 euros, frente a los 15.631 euros que costaba el mismo vehículo hace doce meses.

Este incremento de precios se hizo más patente en el pasado mes de diciembre debido a un aumento de la demanda para ahorrarse el nuevo impuesto de matriculación impuesto por el Gobierno. Los concesionarios de coches nuevos recibieron miles de peticiones que no pudieron atender ante la falta de suministro en las fábricas. Se calcula que hay actualmente un cuarto de millón de peticiones de adquisición de coches nuevos en las listas de espera de los concesionarios de todo el país. Parte de esta demanda se ha canalizado hacia el coche del mercado de VO, lo que ha provocado nuevos incrementos en los precios de estos vehículos usados. Concretamente, en diciembre, el precio medio de estos automóviles superó los 19.000 euros, un 18,6% más que en el mismo mes del año anterior.

Un dato más que demuestra que el precio de oferta del coche de ocasión en España sigue imparable. En un año marcado por la crisis de los semiconductores, que ha impactado de lleno en los coches nuevos, el mercado de los vehículos de ocasión se ha visto también afectado por los efectos colaterales de las decisiones de compra. Y por ello, en el pasado año se vendieron un total de 2.140.971 coches de ocasión, un 8,56% más que el año anterior. Y concretamente, los turismos de los tipos berlina y familiar registraron crecimientos de precio alrededor del 22%.

La razón de esta situación, según todos los directivos del sector de la automoción se basa en las dos razones antes expuestas: la falta de vehículos en los concesionarios debido a la crisis de los microchips y el incremento impositivo decretado por el Gobierno. La falta de abastecimiento de los semiconductores ha supuesto importantes retrasos en la entrega de coches nuevos, lo que ha generado una alta demanda del coche de ocasión, con el consiguiente incremento de su precio medio hasta niveles nunca vistos en nuestro país. Y sin duda, el aumento de las tasas impositivos de matriculación, que a partir del pasado uno de enero ha hecho subir el precio de un coche medios en unos 3.000 euros, han desviado esta demanda de nuevos hacia ese mercado.

Las marcas europeas han sido las más perjudicadas por esta crisis de falta de modelos en la red comercial, en beneficio de algunos fabricantes asiáticos, que no dependían tanto del suministro de componentes por parte de terceros. Precisamente por esta falta de coches nuevos a la venta ha crecido la demanda por los vehículos con menos de un año de antigüedad. Aunque también se observa un repunte en la venta de coches de más de diez años, aunque este comercio no contribuye ni a la descarbonización ni a la renovación del obsoleto parque móvil español.

A pesar del aumento medio de precio, la venta de coches en el pasado ejercicio ha mantenido su tendencia alcista, probablemente producida por la mayor capacidad de ahorro de los españoles tras un primer año de pandemia. Según los datos facilitados por el Instituto de Estudios de Automoción, el año pasado se vendieron un total de 2.140.971 coches de ocasión, un 8,56% más que en 2020. Sólo en el pasado diciembre se vendieron 220.178 vehículos, un 23,7% más que en noviembre. Es decir, se venden más de dos coches y medio de segunda mano por cada coche nuevo.

En cuanto a las preferencias de los compradores, las cinco marcas de coches más vendidos en España siguen siendo las mismas que en 2020. Seat sigue a la cabeza con 193.424 unidades, seguidas, por este orden, de Volkswagen (184.402), Renault (171.245), Peugeot (162.715) y Citroën (155.115). En cuanto al tipo de combustible, los coches híbridos y eléctricos son los que han registrado un mayor incremento de precio con respecto al año anterior, un 18,62%.