Karoq, la gran alternativa de Skoda en el mercado de los SUV

Ofrece motores diésel y gasolina de hasta 190 cv y tracción total. A la venta en España desde 22.500 euros

Skoda karoq
Skoda karoq FOTO: ŠKODA AUTO

Gracias a un rediseño que ha mejorado tanto la estética como los acabados interiores, Skoda quiere seguir jugando un papel entre los protagonistas dentro del mercado de los SUV de tamaño medio. Y lo hace con un vehículo de líneas acertadas y con una gran habitabilidad, tanto para los pasajeros como en el espacio dedicado a los equipajes. Y todo ello con la calidad habitual de los productos del grupo Volkswagen, al que pertenece la casa checa, y un precio muy competitivo en relación a su calidad y prestaciones.

Este tipo de coches no es nuevo para Skoda, que ya en 1966 sacaba al mercado el Trekka. Con el actual Karoq se pretende conseguir un buen posicionamiento en un mercado cada día más importante, como lo demuestra el hecho de que, en toda Europa, los SUV han triplicado sus ventas en los últimos diez años y han representado el año pasado aproximadamente la mitad de las ventas totales. Porque la realidad es que es este tipo de carrocerías lo que demanda la mayoría de los compradores tanto por su practicida como por su espacio.

El nuevo Karoq tiene unas líneas generales muy parecidas a las de la anterior generación, pero los diseñadores han introducido mejoras estéticas diferenciadas, como una parrilla frontal más estilizada, parachoques diferentes con más entradas de aire en la parte frontal, llantas de diferente dibujo y que pueden llegar hasta las 19 pulgadas, faros led y otros detalles que han conseguido mejorar su aerodinámica para así poder reducir tanto el consumo como las emisiones. En el interior se nota una mejora de los materiales empleados, unos ajustes perfectos y un salpicadero más atractivo mientras que los asientos pueden llevar tapicerías de cuero o de un tejido muy similar realizado con plástico reciclado.

El maletero tiene una capacidad de 521 litros, una de las mayores de su categoría

Estamos ante un automóvil con una habitabilidad mayor que la que pudiéramos esperar por sus dimensiones. Mide 4,39 metros de largo, por 2,02 de ancho y 1,60 de alto y en su interior hay espacio para que viajes muy cómodamente. Ello es debido a que su distancia entre ejes permite una buena separación entre los asientos para sentarse con amplitud, aunque seas muy alto. Por otra parte, el maletero ofrece una capacidad de carga de 521 litros, uno de los más amplios de su clase. Y si necesitamos más espacio de carga, puede ampliarse hasta los 1.810 litros abatiendo los respaldos de los asientos posteriores.

Es destacable el equipamiento de este Karoq tanto en lo que se refiere a la seguridad de los ocupantes, gracias a sus nueve «airbags» de protección, como a las ayudas a la conducción, con los habituales sistemas avanzados de protección, ayuda de aparcamientos, cámaras de visión, arranque en pendiente, mantenimiento de carril, etc…. El fabricante ofrece cuatro diferentes tipos de terminación: Active, Ambition, Style y Sportline. Entre las dos últimas opciones, las más sofisticadas, la primera de ellas busca más la elegancia del diseño y la segunda acentúa los detalles deportivos.

Skoda propone diferentes ofertas de motorizaciones tanto en diésel como en gasolina y, al menos por el momento, no está prevista ninguna versión electrificada, ya que no lo permite la ingeniería de su actual plataforma. En gasolina tenemos tres opciones con motores TSi con cilindradas de 1,0, 1,5 y 2,0 litros, que rinden respectivamente 110, 150 y 190 caballos. Quienes prefieran la opción del diésel, su motor de dos litros puede adquirirse con 115 o 150 caballos. En todos los casos en Karoq puede montar una caja de cambios automática o la eficaz DSG ya conocida en otros coches del grupo. Y las dos más potentes de cada combustible tienen posibilidad de instalar las cuatro ruedas motrices.

Nosotros tuvimos la ocasión de conducir la versión de gasolina de 190 caballos. En el modo normal se comporta como un coche rápido, pero no excesivo, agradable de conducir y capaz de poder mantener unos consumos moderados. Pero quienes quieran disfrutar de todo lo que representan casi doscientos caballos deberán pasar al modo «Sport» y, sólo con tocar una tecla, cambia la personalidad del conjunto, con un motor que notas que sube de vueltas con mucha facilidad, incrementa su comportamiento deportivo, a la vez confortable, pero nervioso y las reacciones del motor se vuelven mucho más eficaces al subir de vueltas con mayor facilidad y rapidez.

Respecto a la política de precios, un Karoq pude adquirirse desde 22.500 euros y en este precio están incluidas las ayudas de lanzamiento. Desde esta base podemos ir subiendo en función de nuestras necesidades o caprichos. Asimismo, se ofrece la opción del renting a cuatro años, con una entrada inicial de menos de cinco mil euros y cuotas de 190 euros al mes. En todos los casos la casa asegura cuatro años de garantía de mantenimiento. Ya está a la venta y el plazo de entrega es de unos cinco meses como máximo.

Con este modelo Skoda quiere seguir incrementando su presencia en el mercado español ya que se ha fijado a medio plazo unos objetivos ambiciosos como son llegar a una cuota de mercado del 4% y entrar entre las diez marcas preferidas. Actualmente cuenta con una red de 66 concesionarios y cien puntos de venta, con una rentabilidad de la red del orden del 2%. La primera parte del año no ha sido positiva para la marca, seriamente perjudicada por la invasión de Ucrania. Y es que se surtía de mazos de cables de talleres ucranianos que siguen produciéndose, pero con mayores dificultades. No obstante, se han dado ya todos los pasos para que la situación remonte tras el verano.