MENÚ
lunes 19 noviembre 2018
08:34
Actualizado
  • 1

DS X E-Tense: nuestro sueño para 2035

Cerrar los ojos, soñar. Dejar que los sentidos imaginen nuevas formas, nuevos materiales y nuevas tecnologías para inventar el futuro del lujo sobre cuatro ruedas. Los hombres y las mujeres de DS Automobiles se marcaron un desafío inédito: imaginar un dream car de un refinamiento sin igual. DS X E-TENSE es la corazonada para 2035

  • DS X E-Tense: nuestro sueño para 2035
Madrid.

Tiempo de lectura 4 min.

31 de julio de 2018. 12:05h

Comentada
larazon.es.  Madrid. 31/7/2018
Un desafío al futuro

DS Automobiles se reafirma como una marca automovilística de vanguardia. Símbolo de una Francia descubridora, con un savoir-faire reconocido en el mundo entero, DS Automobiles, la fusión del refinamiento y de la tecnología, transmite hoy un sueño, un deseo, una imaginación, a través de un reto original.

En una industria en pleno cambio, los hombres y mujeres de DS Automobiles se han dado el gusto de soñar trabajando en el mundo del mañana compartiendo su pasión por el automóvil. Este sueño, el que permite imaginar un futuro sin limitaciones, es el origen de un dream car: DS X E-TENSE.

DS X E-Tense: nuestro sueño para 2035

Apasionados por su profesión, diseñaron su propia visión de 2035, lejos del prisma de la movilidad que obsesiona tanto. Los creadores de DS se lanzaron a una misión: unir la tecnología y la poesía. DS X ETENSE es el lujo francés para el cliente de 2035; un cliente cuyos gustos podrán variar, pero que siempre deseará darse un placer.

El resultado es la imagen de las aspiraciones del mundo del lujo de mañana, moderno, con tecnologías que aún hay que desarrollar, pero bello y humano, sensorial e inspirador. Ochenta años después de la aparición del ovni DS, DS X E-TENSE trae la misma revolución.

Un generador de emociones radicales

Al habitáculo se accede por una puerta en forma de ala de élitro de fibra de carbono y cuero. La vista se dirige hacia un asiento en forma piramidal que se adapta perfectamente al conductor, como el baquet de un monoplaza. La posición muy reclinada ayuda a mantener un bajo centro de gravedad. Frente al piloto, el volante, elemento emblemático de la pasión automovilística, está fabricado en una combinación de cuero, madera y metal.

Estos materiales son capaces de captar los esfuerzos realizados por el piloto durante la conducción. El cuero es de doble tono con un azul Millennium y azul marino y está rematado con el "punto de perla" típico de DS. Casi tan emblemáticos como el volante, los pedales también han sido tratados de forma particular. Todos estos detalles forman parte de la búsqueda de las sensaciones del piloto dentro del habitáculo y ofrecen una descarga de adrenalina antes incluso de arrancar.

DS X E-Tense: nuestro sueño para 2035
Una envoltura protectora

El DS X E-TENSE es asimétrico. En el lado derecho el ambiente es diferente. El conductor se convierte en pasajero, solo o acompañado, una vez que entra en la burbuja a través de una puerta en forma de ala de mariposa. La asimetría permite nuevos volúmenes bajo la cúpula de cristal transparente. El pasajero se instala en un envoltorio sensual, en el corazón de un asiento en forma de ala de pájaro con ventilación y masaje.

La experiencia de conducción autónoma se convierte en algo fuera de lo común. Junto al tacto, el oído también adquiere una gran importancia. El espacio interior es una especie de burbuja acústica que ofrece un sonido excepcional gracias a FOCAL. El salpicadero se convierte en un generador de música: un haz sonoro en tiempo real sigue a quien escucha y se adapta a cada uno de sus movimientos.

DS X E-Tense: nuestro sueño para 2035

El suelo en vidrio transparente con propiedades electro cromáticas permite ver la carretera desfilar bajo el vehículo. Materiales nobles como cuero, madera y metal atraen la vista y guían los sentidos en el corazón de la burbuja. Los tonos azul marino y rojo suavizan las luces exteriores. En un ambiente protector, el aire purificado y la difusión de perfume contribuyen al refinamiento, para dejarse llevar por un conductor presente en el cockpit, o por el modo de conducción autónoma. Un asiento adicional permite que viajen tres pasajeros.

Un asistente personal llamado IRIS y presentado en forma de holograma, controla las funciones del vehículo mientras está conectado con el mundo exterior. En el interior de la burbuja, la fluidez de las líneas se asegura por la ausencia de pantallas. Las superficies acristaladas reemplazan las tabletas.

Todos juntos, en el seno de nuestra joven marca, soñamos con concebir el DS de 2035. Sin embargo, voy a confesarles una cosa: sueño con ser rápidamente transportado a 2035 para poder conducir semejante creación.

Últimas noticias