El "Porsche del pobre"cumple 50 años

Fue toda una revolución en el universo de la marca y ahora cumple medio siglo de vida

Fue toda una revolución en el universo de la marca y ahora cumple medio siglo de vida

El 914 era un deportivo diferente que rompía con la línea del 911 tanto en lo que se refiere a la estética como a la mecánica. Del motor trasero de los 356 y 911, además de otros modelos de competición como los 550 o los 904, 906, 907 y 908, se pasaba al motor central. Un cambio sustancial para la firma de Stuttgart. Corría el año 1969 y el 914 sería el protagonista de una exposición preparada en el museo de la fábrica. Incluso uno de los dos prototipos Porsche con motor ocho cilindros de competición con motor V-8 de 350 caballos. Se fabricaron con motores de cuatro cilindros de motor Volkswagen, que se llamó entonces "el Porsche del pobre". La exposición permanecerá en el Museo Porsche hasta el 7 de julio.

Porque este 914 se erigió como el modelo que abriría la puerta de las grandes series asequibles a otro tipo de clientes y, para ello, se asoció con VW. Fue un deportivo, presente aún hoy en las carreras de clásicos, que consiguió numerosos triunfos. El equipo Sonauto, importador en Francia, ganó la categoría GT en Le Mans en 1970.

El motor VW era de nuevo diseño y fue el primer propulsor de serie con 1.7 litros de cuatro cilindros que desarrollaba 80 caballos de potencia y alcanzaba una velocidad máxima de 177 km/h. En contraste, el motor Porsche de seis cilindros provenía del 911 T y estaba diseñado para lograr las mejores prestaciones, con árboles de levas en cabeza y carburadores triples, con los que desarrollaba 110 caballos. Con un peso en vacío de 900 kilogramos o de 940 en la versión con la mecánica de seis cilindros, el 914 lograba una excepcional relación peso/potencia. En sus seis años de vida, hasta 1975, se fabricaron 115.631 unidades de los de cuatro cilindros, que se vendía a un precio al cambio de unos seis mil euros. Eso sí, de los de entonces...