Opel convierte el Grandland X en uno de los más eficientes de su categoría

Incorpora cuatro motorizaciones de nueva generación y la incorporación, a partir de 2020, de dos versiones híbridas enchufables

Incorpora cuatro motorizaciones de nueva generación y la incorporación, a partir de 2020, de dos versiones híbridas enchufables

Opel se ha adaptado a las nuevas y más exigentes normas de emisiones para soslayar la crisis, a tenor de las expertos, que sufrirá el sector del automóvil cuando a partir de enero la Unión Europea empiece a multar a los fabricantes por no llegar a la media de emisiones de CO2 de 95 gramos por kilómetros.

En esta línea, Opel, ahora como parte del grupo PSA, ha adaptado su exitoso Grandland X, un SUV compacto, a las exigencias normativas que acercan a la conducción real la homologación de emisiones.

Y lo hace con cuatro motores de nueva generación, en este caso procedentes del grupo PSA (en el Astra e Insignia se mantienen los equivalentes de Opel) y la incorporación a partir de 2020 de dos versiones híbridas enchufables que meterán a este SUV de tamaño medio (4,47 metros de largo) entre los más eficientes de su categoría.

El esfuerzo realizado en el Grandland X es consecuencia del éxito comercial de este tipo de vehículos, que hoy acaparan el 45% de las ventas de turismos, convirtiéndose pronto en una de cada dos matriculaciones, y la tendencia seguirá al alza.

Los motores del Grandland X cumplen con la futura y exigente normativa de emisiones Euro 6d-TEMP, con emisiones desde 108 g/km de CO2. Aunque este valor inicial queda reducid a 32 gramos con las variantes híbridas enchufables, que serán incorporadas a la gama en los próximos meses.

Opel plantea dos variaciones híbridas sobre un mismo sistema de hibridación, una de tracción integral y una segunda, que será de comercialización de dos ruedas motrices, esta con menos potencia y menor precio.

El primero en llegar al mercado será el Grandland Hybrid4, en el que se utiliza la combinación de un motor turboalimentado de gasolina de 1.6 litros y dos eléctricos para sumar una potencia total de 300 CV, con un consumo WLTP combinado de 1,3-1,4 l/100 km y unas emisiones de 32-39 g/km de CO2

El motor de gasolina rinde una potencia máxima de 200 CV (147 kW) y los dos motores eléctricos 80 kW (110 CV) cada uno, en el caso de la variante de dos ruedas motrices se utiliza un único motor eléctrico, de 80 kW.

En ambos casos se utiliza una batería de iones de litio para alimentar los motores eléctricos, con una capacidad de 13,2 kW, lo que proporciona, en el caso del Hybrid4 una autonomía en conducción cien por cien eléctrica de 52 kilómetros, según el nuevo protocolo WLTP, ya que con el anterior NDEC serían 65 km (No se dispone de datos del dos ruedas motrices).

En el Hybrid4, los motores estas colocados delante y detrás, El motor eléctrico delantero está acoplado a una transmisión automática de ocho velocidades electrificada, en tanto el segundo motor eléctrico, el inversor y el diferencial están integrados en el eje trasero para proporcionar tracción a las cuatro ruedas cuando sea necesario.

El primer híbrido enchufable de Opel está disponible en España con una tarifa de renting a particulares mensual de 399 euros (durante 48 meses o 60.000 km). Este también se puede pedir con el nivel Ultimate por 53.000 euros (precio con IVA incluido en España).

La gama de motores de combustión, una vez realizada la actualización, está disponible desde 26.200 euros y está formada, en asociación a una transmisión manual de seis velocidades a la automática de ocho relaciones, por el motor turbo de gasolina con inyección directa de 1.2 litros, fabricado completamente en aluminio, y 130 CV de potencia y par de 230 Nm a 1.750 rpm, con emisiones de CO2 entre 119 y 121 gramos por kilómetro, dependiendo de si está ligado a la caja manual o a la automática.

La oferta de gasolina se completa con el motor 1.6 de 180 CV y 250 Nm con emisiones entre 130 y 132 gramos de CO2.

El catálogo diésel cuenta con el motor 1.5 de 130 CV y 300 Nm y emisiones de entre 108 y 110 gramos de CO2, dependiendo de la transmisión elegida, y el propulsor 2.0 de 177 CV y 400 Nm, con unas emisiones de entre 126 y 128 gramos de CO2.