López Miras exigirá a Pedro Sánchez que prohíba toda actividad no fundamental

Los hospitales públicos de la Comunidad cuentan con 550 camas disponibles, y 50 más en la UCI

ESTADO DE ALERTA
FOTO: Marcial Guillén EFE

Todo lo que no sea imprescindible para garantizar el abastecimiento y la supervivencia de la población, debería cesar su actividad. Esa es la propuesta que el presidente del Gobierno murciano, Fernando López Miras, trasladará el próximo domingo al presidente Pedro Sánchez como medida drástica para poner en riesgo el menor número de vidas y evitar la propagación del coronavirus.

“Es necesario garantizar el confinamiento en sus hogares de toda la población, y por eso consideramos que son las medidas que hay que poner en marcha ya”. En una comparecencia junto al consejero de Salud, Manuel Villegas, el presidente murciano asegura que, de depender del Ejecutivo regional, dichas medidas ya se habrían puesto en marcha.

De la misma manera, ha detallado que, de llegar el momento, el Gobierno tiene prevista la construcción de hospitales de campaña para hacer frente a la acogida de pacientes, así como su localización. “No obstante, funcionamos según los datos que obtenemos cada día, pero tenemos previstos todos los escenarios, como los hospitales de campaña”.

De hecho, ha asegurado que todavía hay 550 camas disponibles en los centros hospitalarios del Servicio Murciano de Salud, y otras 50 más en las Unidades de Cuidados Intensivos (UCI). “Si en algún momento no son suficientes, esa posibilidad está estudiada”.

Igualmente, inquirido sobre la petición de los profesionales sanitarios de alojarse lejos de sus familias para evitar contagiarlas, el presidente también ha asegurado que desde la Consejería de Salud se trabaja en dicha cuestión, con el objetivo de poner a disposición de los profesionales 1.425 habitaciones en hoteles para que puedan alojarse mientras dure la crisis sanitaria provocada por el coronavirus.

Medidas en los ayuntamientos

Por otra parte, el presidente murciano también ha aprobado medidas para “aliviar” las tensiones económicas que puedan percibir los hogares, por lo que ha trasladado a los alcaldes una serie de acciones como la exención de tasas o la habilitación de una línea de financiación “para que los ayuntamientos no sufran las consecuencias de la disminución de ingresos”.

La principal medida, en este sentido, es la exención en todas las tasas administrativas devengadas en los tres meses siguientes a la declaración del estado de alarma, lo que supondrá un ahorro de casi 4 millones de euros para los murcianos. Asimismo, aprobará un aplazamiento de los tributos propios y de los cedidos; al tiempo que aplazará hasta el 20 de junio el pago fraccionado en los impuestos medioambientales y de juego.

Además, ante esta situación extraordinaria, el Gobierno regional modificará el calendario fiscal de los municipios con lso que tiene convenio de gestión la Agencia Tributaria regional; ampliará inicialmente hasta julio el plazo de vencimiento en periodo voluntario de padrones por mercados, usos de la vía pública, basura y el impuesto de la circulación de vehículos.